Home

[La frecuencia con que ciudadanos son detenidos por resistirse a la detención lleva a pensar que gran parte de las detenciones pueden ser arbitrarias. Editorial NYT.]

La detención de un agente de policía de Nueva York, que fue acusado de violar los derechos civiles de un hombre afroamericano durante una detención, proporciona a los legisladores del estado y a los funcionarios del Ministerio de Justicia una buena razón para investigar si otros miembros de la policía han incurrido en prácticas similares.
El lunes la fiscalía acusó al agente, Michael Daragjati, de violar los derechos constitucionales del hombre al acusarlo falsamente de resistirse a la detención. La querella criminal sugiere lo fácil que es abusar de esa acusación. El año pasado cerca de seis mil neoyorquinos fueron detenidos y acusados de resistirse a la detención como el cargo más grave en su contra, informó la División de Servicios de Justicia Penal del estado de Nueva York.
De acuerdo a la querella presentada en la Corte Federal de Distrito de Brooklyn, mensajes de texto y llamadas telefónicas del agente Daragjati, que fueron interceptadas durante la investigación de otros delitos, lo mostraron inventando hechos y fanfarroneándose de que había “jodido a un negro” y que “no era gran cosa”.
El hombre afroamericano caminaba por zona residencial de Staten Island cuando fue detenido, empujado contra una furgoneta estacionada y registrado por el agente Daragjati, que es blanco. El agente no encontró ni drogas ni armas, pero se enfureció cuando el hombre se quejó sobre el modo en que estaba siendo tratado y pidió al agente su nombre y el número de su placa. La fiscalía dice que el agente Daragjati arrestó al hombre, que no se resistió, y falsificó el parte policial, acusando al hombre de resistirse a la detención, que es una falta menor.
La conducta del agente podría haber pasado fácilmente desapercibida si no hubiese estado bajo vigilancia por sospechas de extorsión y fraude de seguros , de lo que también ha sido acusado. Abogados de derechos civiles se han quejado durante largo tiempo sobre las detenciones fabricadas, sobre todo de ciudadanos pertenecientes a minorías étnicas que son atrapados por sistema de justicia penal.
Hace poco el comisionado Raymond Kelly instruyó a la policía no detener a personas por la posesión de pequeñas cantidades de marihuana, a menos que la droga esté visible. Desde mediados de los años noventa, las personas detenidas en posesión de marihuana se cuentan en cientos de miles. Tenemos que saber si este cargo trucho de resistirse a la detención es generalizado.
[La foto viene de Democratic Underground.]
20 de octubre de 2011
18 de octubre de 2011
©new york times
cc traducción c. lísperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s