Home

[Argentina] [La hija del ex agente de la SIDE reconfirmó su denuncia y pidió el apartamiento de Oyarbide. Martins ratificó su vínculo con el juez. El hombre acusado de trata de personas negó los cargos en su contra. Su hija ratificó ayer su denuncia ante el fiscal Pollicita. Abogados de policías y ex funcionarios porteños se presentaron en la causa.]

[Raúl Kollmann] Lorena Martins, quien denunció a su padre, Raúl, por trata de personas, coimas y el manejo de prostíbulos en Buenos Aires y Cancún, se presentó ayer ante el fiscal Gerardo Pollicita quien, desde el lunes, está a cargo de la investigación del caso. La joven realizó una primera declaración, pese a que considera que el expediente aún depende del juez Norberto Oyarbide, a quien recusó por ser amigo de su padre. En la fiscalía, además, se presentaron varios abogados de presuntos imputados, incluyendo representantes de Raúl Martins, sus socios en la Argentina, letrados de comisarios y de ex funcionarios del Gobierno de la Ciudad, todos mencionados en la denuncia. Por ahora, el fiscal considera que ninguno es parte en el expediente porque la hija de Martins va a completar su declaración recién el viernes. Ayer, Martins ratificó desde México su vinculación con Oyarbide.
Para Lorena nada es sencillo, porque está denunciando a su propio padre, revela detalles sobre el mundo de la trata de personas, habla de comisarios, de cuentas, de puertas clandestinas en los boliches, de complicidad de funcionarios y hasta de los vínculos con el narcotráfico. Tuvo que denunciar el 29 de octubre que dos matones intentaron entrar en su vivienda, que su familia fue amenazada por teléfono en España, donde vive y, además, los responsables judiciales que tomaron el caso en la segunda quincena de diciembre dejaron pasar los días sin ordenar los allanamientos ni las escuchas telefónicas que eran vitales en el caso. Pollicita recibió el expediente un mes después de la primera presentación de Lorena en la Justicia. Desde entonces, la joven viene insistiendo en que se tomen las medidas que corresponden, que podrían ser pruebas vitales. Como era de esperar, habría una cola de abogados listos para responderle y acosarla. Y eso ya se está viendo.
Un elemento que complicó las cosas es que el expediente recayó en el juzgado de Oyarbide que, según detalló Lorena en un escrito entregado el viernes, “mantiene relaciones de amistad y comerciales con mi padre”. Desde México, Raúl Martins ratificó ese vínculo, aunque trató de desligarlo del mundo de la noche. Las explicaciones del dueño de The One y varios prostíbulos más no parecen encajar demasiado con los hechos. Por ejemplo, en 1999, Martins ya era dueño de numerosos boliches en la Capital Federal donde se ejercía la prostitución y en esa misma época se ve a Oyarbide en el video de casamiento de un hijo de Martins y en el casamiento de la propia Lorena. No parece que el vínculo se limite –como dijo ayer Martins desde Cancún, en diálogo con Radio Rivadavia y Radio Mitre– a que lo invitó a dar clases de Instrucción Cívica cuando el presunto proxeneta era profesor en un colegio secundario. Es verdad que en la SIDE, en la que Martins revistó durante 13 años, le decían El Profesor. Desde Cancún, el dueño de The One dijo también que le vendió a Oyarbide una parcela en un cementerio.
Un estudiante del colegio La Selette recuerda el paso de Martins como profesor de Instrucción Cívica: “Andaba armado, con el primer celular que vi en mi vida, una coupé muy moderna y rodeado de gatos. Ese era nuestro profesor. Se jactaba de ser agente y de sus aprietes. Decía ‘cacé la máquina (por su arma) y ahí mismo lo apreté’”, recuerda su alumno.
Sobre los locales que Lorena dice que son de su propiedad y en los que se ejerce la prostitución, Martins dijo: “Ninguno es mío y no están a mi nombre. En mi experiencia en la noche, lo hice bien porque nunca me pudieron probar ningún ilícito”. El flanco parece débil: hay numerosos testimonios sobre la propiedad de los prostíbulos y en México, por ejemplo, es público y notorio que es el dueño del más importante de Cancún.
La otra fuente de complicación es la seguridad de Lorena. La ministra Nilda Garré, desde mediados de diciembre, dispuso que la Gendarmería custodie a la joven. Lorena pide que esa custodia se mantenga y el fiscal Pollicita acompañó esa solicitud.
La hija de Martins se encontró ayer frente al fiscal a las 11, en el quinto piso de los tribunales de Comodoro Py. Ella reclamó no declarar en un expediente cuyo dominio está en manos de Oyarbide, pero Pollicita le explicó que mientras el juez está de vacaciones no se va a excusar y que no puede ser recusado en ausencia. Por lo que parece, la joven finalmente aceptó declarar y presentar evidencias, por lo que convinieron que regresará a la fiscalía el viernes.
18 de enero de 2012
©página 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s