Home

[España] [Se estima que unos 300.000 niños fueron robados desde los años 40 hasta los ’90 en ese país. Y ahora, un año después de que se presentaran las primeras demandas colectivas, asociaciones de afectados han organizado protestas para exigir a la Justicia reabrir casos e investigar las desapariciones, lo que no ha ocurrido.]

Varias asociaciones españolas de afectados por el robo de bebés entre los años del franquismo (1939-1975) y los años 90 organizaron concentraciones en varias ciudades españolas para exigir a la Justicia de ese país que investigue las miles de desapariciones de niños. En un año se denunciaron más de 1.500 casos pero se abrieron pocas investigaciones.Una de estas manifestaciones se realizó este viernes en Madrid, frente a la Fiscalía General del Estado, donde han entregado 89.666 firmas para reclamar el cese del archivo masivo de denuncias y la apertura de nuevas vías de investigación.
“Niños robados, madres engañadas”, “¡Jueces, buscadlos ya!”, gritaban los manifestantes.
“Mi madre tiene 85 años. Todavía tiene esperanza de ver a su hija”, explica María del Carmen, de 49 años, agitando una pancarta en la que puede leerse “Busco a mi hermana”. “Es extraordinario que este tema haya estado tantos años acallado”, denuncia.
El año pasado la Fiscalía General rechazó una investigación a nivel nacional, por considerar que era competencia de los tribunales regionales.

Sospecha de Ser Robado
El escándalo estalló hace un año, con los primeros testimonios de personas, ahora adultas, que sospechaban haber sido robadas al nacer.
El 27 de enero de 2011, una demanda colectiva pidió por primera vez la apertura de una investigación sobre la suerte de 261 recién nacidos.
Un año después, se han acumulado más de 1.500 demandas en tribunales de todo el país. Se realizaron exhumaciones y en tres casos las tumbas estaban vacías.
Sin embargo, los tribunales siguen sin abrir diligencias, lo que llevó a las familias a denunciar un bloque de la justicia.

Fiscales Frustrados
“Sí, en España se robaron niños, pero lamentablemente nos faltan pruebas para castigar a quienes los robaron y no creo que las vayamos a conseguir”, confesó un fiscal de una de las provincias con más casos, al diario local El País, al que pidió guardar reserva de su identidad.
“Todos estamos en general muy frustrados porque a veces los supuestos robos se cometieron en hospitales que hoy ya no existen y, por tanto, no hay documentación; otras veces ha pasado tanto tiempo que los médicos o matronas implicados han muerto, y los que aún viven no se acuerdan de nada, o no quieren acordarse”, agrega.
El medio cita a otro fiscal con la misma frustración: “Las denuncias siguen llegando, es un goteo constante, pero no tenemos pruebas suficientes para imputar delitos o judicializar los casos”.

50 Años de Robos
Anadir, una de las tres organizaciones impulsora de la petición, considera que hasta 300.000 recién nacidos podrían haber sido robados durante la dictadura franquista (1939-75) y hasta finales de los años 80.
En vigor de un decreto de 1940, el Estado español podía quitar la custodia a las familias si consideraba que la “educación moral” de los niños estaba amenazada.
Esto permitió a la dictadura quitarles los niños a las mujeres encarceladas del bando republicano, que perdió la Guerra Civil, y entregarlos a organizaciones católicas o darlos ilegalmente en adopción.
Se decía a las madres que sus hijos habían muerto en el parto y los niños eran vendidos a familias que no podían tener hijos.
A menudo, fueron falsificadas las identidades de los bebés, que aparecían como hijos biológicos en el libro de familia de sus nuevos padres.
Al término del franquismo, en 1975, los responsables de algunas clínicas continuaron con esta lucrativa práctica, según Anadir.
Hasta 1987 no había ninguna ley en España sobre las adopciones, lo que permitió un amplio tráfico de niños.

Una Larga Búsqueda
En diciembre de 1973, Teumila Domínguez, ahora de 64 años, acababa de dar a luz en un hospital de Madrid cuando le anunciaron que su hija había muerto debido a malformaciones.
Nunca se le permitió ver el cuerpo y siempre sospechó que el hospital había robado al bebé para darlo en adopción.
“Siempre que entro en el metro busco caras de jóvenes para ver si encuentro a mi hija”, afirma esta mujer que el viernes manifestaba con su marido.
“Las instituciones siguen permitiendo que se produzca el archivo masivo de nuestras denuncias, en muchos de los casos, sin una investigación exhaustiva”, alega Soledad Luque Delgado, una portavoz de las familias afectadas, reunidas en 3 organizaciones.
“Nadie puede compensar a unos padres que no han visto crecer a sus hijos, ni a los que no hemos podido compartir la vida con un hermano, ni a los que han basado su existencia en una falsa identidad, en una mentira”, denunció. Pero al menos “nos debería quedar el consuelo de saber la verdad”, exige.
28 de enero de 2012
27 de enero de 2012
©la nación

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s