Home

[Rick Gladstone y J. David Goodman] [Irán adoptó el jueves un tono combativo en su enfrentamiento con Occidente sobre el tema nuclear, amenazando con suspender sus exportaciones de petróleo a países europeos antes incluso de que el embargo de esos países entre en efecto este verano.]

Pero su presidente también reconoció que el régimen de sanciones punitivas impuestas al país, las que durante largo tiempo Irán desechó como insignificantes, estaban perjudicando a los iraníes de a pie.“Es una tremenda mentira que no estén atacando a la gente”, dijo sobre las sanciones el presidente Mahmouh Ahmadinejad en un discurso difundido por la Agencia de Noticias República Islámica oficial de Irán. Dirigiendo su ira contra las potencias occidentales que han impuesto las sanciones, que han limitado la capacidad de Irán de vender petróleo y realizar transacciones económicas internacionales, dijo: “Ustedes son los verdaderos enemigos del pueblo y están ejerciendo presión sobre él”.
Analistas políticos dijeron que el reconocimiento de Ahmadinejad de los efectos de las sanciones en un discurso por lo general belicoso, se desvió de la descripción de Irán que hace el gobierno como una fortaleza inexpugnable. Dijeron que eso podría reflejar la dura realidad de que el efecto corrosivo de las sanciones sobre la moneda, las exportaciones y el empleo iraníes ya no pueden seguir siendo ignoradas por los políticos iraníes frente a su electorado en casa.
Justo el día antes, Ahmadinejad fue obligado a desdecirse y aprobar un fuerte aumento en las tasas de interés de los depósitos bancarios como parte de un esfuerzo por detener la zambullida en el valor de la moneda iraní, el rial, que se aceleró después de que la Unión Europea anunciara el lunes el embargo al petróleo. Muchos iraníes han tratado de vender sus rials por oro y monedas extranjeras, por temor a que la moneda nacional pierda su valor.
“La explicación oficial de Irán ha sido durante largo tiempo que las sanciones tienen un impacto desdeñable, y de hecho han contribuido a la autosuficiencia económica del país”, dijo Karim Sadjadpour, experto en Irán del Carnegie Endowment for International Peace en Washington. “Aunque debe ser duro dar vuelta atrás repentinamente y decir que las sanciones son la causa de los problemas económicos de Irán, ya no es posible desechar el impacto de las sanciones en momentos en que todo el mundo en Irán ha sido afectado por la actual crisis del país”.
El programa de enriquecimiento de uranio –que está en el origen de las sanciones- se ha convertido en el punto de conflicto más urgente entre Irán y Occidente, que ha sospechado durante largo tiempo que los iraníes están trabajando para construir un arma nuclear pese a sus repetidos desmentidos. Irán ha dicho que está enriqueciendo uranio para producir energía civil y propósitos médicos. Israel, que considera a Irán su adversario más peligroso, ha insinuado la posibilidad de un ataque militar preventivo contra las instalaciones nucleares de Irán.
En su discurso, en una ceremonia en un proyecto industrial en el sudeste de Irán, Ahmadinejad expresó la disposición de su país a reiniciar con las potencias occidentales negociaciones sobre su programa de enriquecimiento de uranio, como dijo la semana pasada su ministro de Relaciones Exteriores, Ali Akbar Salehi.
Pero Ahmadinejad también las acusó de insinceridad en sus propios ofrecimientos de reanudar las negociaciones, que fueron suspendidas hace un año.
“Les conmino a allanar el camino correcto y no buscar excusas mientras que todavía hay tiempo para negociar”, dijo Ahmadinejad. “Sean amistosos con los iraníes porque ya no son momentos para hacer bravuconadas y amenazas en el mundo”.
Una advertencia más belicosa provino del Parlamento de Irán, donde los legisladores estaban trabajando en un plan para parar las exportaciones de petróleo de Irán hacia Europa en represalia por el embargo, que debe empezar el 1 de julio.
“Europa arderá en las llamas de los pozos de petróleo de Irán”, dijo en observaciones difundidas por la Fars News Agency, Nasser Soudani, miembro del comité de energía del Parlamento.
Según el plan, dijo, “los países europeos que hagan de Irán el blanco de sanciones, no podrán comprar ni una sola gota de petróleo de Irán”.
Soudani predijo además que los europeos, que dependen fuertemente de petróleo importado, no tendrán otra opción que renunciar al embargo porque “abandonar el petróleo de Irán significaría apagar las velas de su vida económica”.
Sus observaciones pueden haber tenido la intención de afectar el mercado global del petróleo, en el que el precio del crudo ha subido a veces en respuesta a amenazas previas de Irán, el cuarto exportador más grande del mundo.
Pero los precios del crudo, que han revoloteado en torno a los cien dólares por barril, cambiaron apenas el jueves, reflejando en parte lo que los operadores de petróleo dijeron que eran amplia evidencia de que otros productores –especialmente Arabia Saudí, Iraq y Libia- podrían compensar la ausencia del petróleo iraní.
[Steven Erlanger contribuyó al reportaje desde París.]
3 de febrero de 2012
27 de enero de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s