Home

[Pekín, China] [Wukan, el pueblo que estuvo en el centro de las protestas contra la corrupción de las autoridades comunistas.]

[Andrews Jacobs] Menos de dos meses después de montar audaces protestas contra la corrupción oficial y ahuyentaron a sus autoridades locales, miles de personas hicieron el miércoles en Wukan, un pueblo del sur de China, algo que muchos pensaban que era inimaginable. Depositaron sus papeletas de votación en el primer paso para elegir a sus autoridades en este pueblo costero en la provincia de Guangdong.La votación del miércoles para formar un comité que supervisará las futuras elecciones, sobresalió como la improbable nota graciosa que marca el desenlace pacífico de un enfrentamiento en punto muerto contra personal de seguridad fuertemente armado que en muchos pueblos chinos habría terminado violentamente.
El enfrentamiento de once días estalló a fines de diciembre después de que altos funcionarios del Partido Comunista de la capital provincial alcanzaron un acuerdo con las auto-denominadas autoridades de Wukan, prometiendo elecciones libres y una investigación de las cuestionables operaciones inmobiliarias que los vecinos dicen que ha privado a Wukan de gran parte de su tierra arable. Los funcionarios también accedieron a investigar exhaustivamente la muerte de Xue Jinbo, el líder comunitario de 42 años que murió mientras se encontraba detenido, y entregar su cuerpo para que sea sepultado.
En otra inesperada victoria para el pueblo de trece mil habitantes, el mes pasado el Partido Comunista local eligió a uno de los líderes de las protestas como secretario del partido en Wukan.
Wang Yang, el jefe provincial del partido en Guangdong que ayudó a poner fin al enfrentamiento, describió la agitación en Wukan como la búsqueda de justicia y el diario estatal People’s Daily anunció la solución como un potencial modelo para el manejo de tensiones –y desconfianza- que asolan a los pueblos en toda China. “Esto nos dice que los gobiernos locales deben tener una aguda conciencia de las condiciones prevalecientes al tratar las demandas de las masas, incluso si esto implica tensión y conflicto”, dijo el diario en diciembre.
Pero algunas de las promesas del gobierno han sido más difíciles de cumplir. Los funcionarios todavía deben emitir una resolución sobre varias décadas de ventas de tierras y se han negado a entregar el cuerpo de Xue hasta que su familia firme una declaración diciendo que murió de causas naturales, dijeron familiares. Aunque se les ha ofrecido una generosa compensación por su cooperación, la familia se ha negado a acceder, insistiendo en que Xue murió mientras era torturado en un interrogatorio en diciembre.
Pese a la frustración de no poder sepultar a su padre, Xue Jianwan, su hija de veintidós años, expresó su alivio de que las elecciones prometidas por los funcionarios provinciales se hubiesen realizado. “Todos nosotros en Wukan compartimos la creencia de que estas elecciones marcan un importante momento en nuestro pueblo”, dijo por teléfono la señora Xue, maestra de escuela. “Es la primera elección transparente que hemos tenidos en décadas, el primer paso hacia una verdadera democracia”.
El comité de elecciones de once miembros, que los votantes en Wukan eligieron el miércoles, se encargarán de preparar otra elección, en marzo, para elegir a las autoridades del pueblo.
Aunque algunos han descrito la votación como un momento decisivo –que podría influir en otros pueblos rurales en China-, otros se mostraron escépticos sobre las perspectivas a largo plazo de una democracia plena, dada la testaruda resistencia del Partido Comunista a compartir el poder.
Después de haber sido instituidas en los años ochenta, las elecciones locales de los comités encargados de la sanidad, bienestar social y otros asuntos cotidianos en miles de pueblos no son nuevas, pero son consideradas ampliamente como manipuladas. A menudo son los funcionarios del partido los que determinan quiénes aparecen en las papeletas o conspiran para manipular la votación. Una vez elegidos, los miembros del comité pueden ser fácilmente convencidos con el dinero que fluye firmemente desde las arcas de condados y municipios.
Son las ventas de tierra, la fuente principal para las operaciones de los gobiernos locales, las que a menudo se hacen con corrupción. Los vecinos de Wukan dicen que fue el ex secretario del partido, Xue Chang, el que vendió casi dos tercios de la tierra poseída colectivamente por el pueblo, compartiendo con sus subalternos la mayor parte de la recaudación. Xue, que se mantenía en funciones desde 1970, fue removido de su cargo durante los últimos coletazos de los disturbios que terminaron con coches de policía volcados y oficinas gubernamentales saqueadas.
Li Fan, experto en elecciones que dirige el Instituto China y el Mundo en Pekín, dijo que pensaba que el mejor resultado sería una elección intachable en Wukan. “Sería lo mejor, considerando que están todos los medios mirando”, dijo, refiriéndose a las decenas de periodistas extranjeros que se han congregado en el pueblo. “Si es una buena elección, eso sería inusual en China”.
Pero Lin Jiang, profesor en la Universidad Sun Yat-sen en Guangzhhou, dijo que esperaba que este belicoso pueblo de pescadores podría servir como un poderoso contrapunto para aquellos que dicen que la democracia no se corresponde con los ciudadanos de China rural. “Los campesinos en China pueden tener educación insuficiente, pero la elección en Wukan demuestra que el hecho de no tener una buena educación no quiere decir que no puedes elegir a funcionarios que representen tus intereses”, dijo.
Yang Semao, ex pescador de 45 años que fue uno de los líderes de las protestas, asintió. Hablando por teléfono el miércoles noche, dijo que algunos vecinos sin documentación adecuada habían sido originalmente excluidos de la votación, pero funcionarios locales habían propuesto una solución que les permitió votar el jueves. En total, dijo, se contaron 6.244 papeletas.
“Una cosa que sí puedo garantizar es que tendremos en marzo una elección honesta, imparcial y transparente”, dijo. “Estoy orgulloso de ver la pasión por la democracia entre mis vecinos. A partir de ahora, es improbable que alguien trate de manipular las elecciones en Wukan”.
[Shi Da contribuyó a la investigación.] 
7 de febrero de 2012
1 de febrero de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s