Home

[España] [En el juicio por investigar al franquismo en España. “El juez del hombre es su conciencia”. Tanto el fiscal como la defensa volvieron a pedir la absolución de Garzón, quien en 2008 se declaró competente para investigar la causa de las más de cien mil desapariciones forzosas de la dictadura comandada por Francisco Franco.]

El juicio a Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo concluyó ayer y se espera la sentencia del Tribunal Supremo con fecha aún a definir. “El tribunal del hombre es su conciencia”, dijo el ex juez de la Audiencia Nacional citando al filósofo alemán Immanuel Kant. Garzón enfrenta una posible condena a 20 años de inhabilitación en sus funciones. Está acusado por prevaricato –dictar sentencia injusta a sabiendas– por la organización franquista Manos Limpias.
Tanto el fiscal como la defensa volvieron a pedir la absolución de Garzón, quien en 2008 se declaró competente para investigar la causa de las más de 100.000 desapariciones forzosas de la dictadura comandada por Francisco Franco y la Guerra Civil española. La causa radicada en 2006 en el Juzgado de Instrucción Nº5 de la Audiencia Nacional había recaído sobre él.
“Mi conciencia está tranquila porque tomé las decisiones que creía ajustadas a derecho. Investigar, perseguir y sancionar los crímenes masivos de desapariciones forzadas y detenciones ilegales es la única defensa que las instituciones creo que deben a las víctimas para que no se produzca el olvido y la falta de memoria”, afirmó Garzón.
El fiscal Luis Navajas denunció graves irregularidades en el proceso de acusación a Garzón, por cuanto el juez instructor de la causa corrigió errores en el escrito presentado por Manos Limpias. Además pidió que el TS aplique la Doctrina Botín, que considera nulas las causas presentadas solamente por la acusación popular, y no por la fiscalía. “Atentaría casi contra el principio de la independencia judicial. Mandaría el mensaje de que sólo es tolerable la interpretación mayoritaria”, consideró Navajas. “Sería patético y ridículo que Argentina tenga a una jueza dedicada a investigar los crímenes del franquismo (María Romilda Servini de Cubría) y aquí se esté juzgando al juez que quiso hacerlo”, aseguró.
Su abogado defensor, Gonzalo Martínez-Fresneda, se extendió durante dos horas en la exposición de su informe final y comenzó su intervención centrándose en el hecho de que Garzón archivara en 1998 una querella interpuesta en su juzgado por la matanza cometida en el pueblo madrileño de Paracuellos del Jarama en 1936. Según él, ello no es comparable jurídicamente con la causa que abrió por las desapariciones durante la dictadura. Según dijo, la sala toleró durante la prueba documental la lectura del auto en el que Garzón archivó la querella.
“Ello no es suficiente para que la acusación vuelva a introducir por la puerta falsa y en fraude procesal este elemento que ha quedado sin género de dudas fuera del objeto de este procedimiento, después de que Manos Limpias con absoluta sumisión lo excluyera de su escrito de acusación siguiendo las instrucciones del instructor Luciano Varela”, fustigó Martínez-Fresneda. Según él, la querella interpuesta en 1998 formó parte de una contraofensiva por haber aceptado la Audiencia Nacional hechos relativos a las desapariciones en Argentina o el caso del ex dictador chileno Augusto Pinochet. Otro de los puntos centrales fue la Ley de Amnistía de 1977 que, según la defensa, es mal interpretada por la acusación, ya que este perdón no estaba dirigido a los crímenes cometidos por el franquismo, sino a la violencia de ETA.
En tanto, la acusación, que fue la primera en presentar sus conclusiones, ratificó su pedido de pena de 20 años de inhabilitación, al afirmar que Garzón prevaricó porque sabía que no era competente. Su propósito era infringir la legalidad y las normas de competencia para dar respuesta distinta a hechos idénticos, sostuvo el abogado de Manos Limpias, Joaquín Ruiz Infante, en referencia a la matanza de Paracuellos y los crímenes del franquismo.
Por su parte, Garzón recordó que una vez que la Sala en lo Penal de la Audiencia Nacional decidió que los hechos no eran de su competencia, todas las actuaciones se paralizaron y acordó inhibirse en favor de los juzgados territoriales, que por ubicación de las fosas o por las denuncias de los querellantes podían tener la competencia.
“Se hizo en cumplimiento del mandato judicial para dar protección a las víctimas”, añadió. Garzón dijo que se puede compartir o discrepar con su criterio, pero entendía que sus resoluciones son defendibles de acuerdo con la jurisprudencia nacional e internacional. En ese último ámbito enmarcó la interpretación jurídica que utilizó para investigar unos hechos criminales masivos que tienen carácter permanente, ya que en muchos casos se desconoce el paradero de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil y el franquismo. Antes de que hablara el juez, la Fiscalía mostró sus dudas sobre las verdaderas intenciones de Manos Limpias al querellar contra Garzón por prevaricación y se preguntó si, de haber sido otro juez el que hubiera investigado los crímenes del franquismo, la acusación popular habría actuado del mismo modo.
9 de febrero de 2012
©página 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s