Home

[México] [Suman tres mil desde 2006, según la ONU.]

[Gerardo Albarrán de Alba] A los cerca de 55 mil muertos que ha dejado la guerra desatada por Felipe Calderón desde diciembre de 2006, hay que sumar más de tres mil desaparecidos en el mismo lapso, según un informe del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias de la ONU, presentado el lunes en Ginebra ante el Consejo de Derechos Humanos de la misma organización. Lo más grave es que funcionarios públicos de México participaron en muchas desapariciones (de las cuales 346 corresponden al año pasado), en lo que la propia ONU calificó como “guerra sucia”.
Los tres expertos independientes de la ONU, que visitaron México en marzo de 2011, recibieron “información concreta, detallada y verosímil sobre casos de desapariciones forzadas llevadas a cabo por autoridades o por grupos criminales o particulares, actuando con el apoyo directo o indirecto de algunos funcionarios públicos”.
Sin ambages, el informe del grupo de trabajo de la ONU sostiene que la participación del Estado en las desapariciones también está presente en el país y atribuye responsabilidad a “personal militar” y a “otras fuerzas de seguridad”, que habrían realizado detenciones e interrogatorios, “utilizando la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes”.
Entre las víctimas de desapariciones forzadas hay mujeres migrantes, defensores de derechos humanos y periodistas. México debe “regular el uso de la fuerza por parte del ejército y todas las corporaciones policiales”, según la ONU, debido a que actualmente “carece de una política integral para hacer frente al fenómeno de las desapariciones forzadas”. Peor aun, gran número de autoridades se niega a registrar estos casos dentro de las 72 horas de ocurridos, lo que podría “evitar asesinatos”.
El organismo recomendó a la administración de Felipe Calderón, responsable de la guerra que se vive en México desde 2006, que considere el retiro a corto plazo de las fuerzas militares ocupadas hoy en tareas de seguridad pública. El informe presentado ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, coincidió con la visita a México del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, que se reunió con Felipe Calderón, el presidente mexicano saliente, y con los tres candidatos presidenciales del PRI, el PAN y el PRD. El tema recurrente en los cuatro encuentros fue la guerra desatada en 2006 y que ha costado más de 55 mil vidas. Calderón habría pedido nuevamente que Estados Unidos limite el tráfico de armas hacia México, en lo que se ha convertido en una recurrente cantaleta para transferirle a Estados Unidos parte de la responsabilidad por la violencia en que se ha ahogado el país durante este sexenio.
Según el informe del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas de la ONU, más difícil será reconstruir la credibilidad de las instituciones de justicia, del Ministerio Público (la entidad encargada de las investigaciones criminales) e incluso de las propias fuerzas armadas, debido a la “impunidad crónica” en México, cuyo gobierno “no hace los esfuerzos suficientes para sancionar a los autores y garantizar verdad y reparación del daño”.
La delegación mexicana, presente durante la lectura del informe, no negó los cargos.
29 de marzo de 2012
8 de marzo de 2012
©página 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s