Home

[La ley que prohíbe mentir sobre la recepción de medallas militares puede ser inconstitucional. Editorial NYT.]

El propósito de la Ley de Valentía Robada–proteger el honor de las medallas militares- es perfectamente razonable. Pero, como una regulación de la libertad de expresión, la ley es inconstitucional y debería ser derogada por la Corte Suprema en el caso Estados Unidos v. Álvarez, una causa vista el miércoles.
La ley de 2005 convierte en delito federal afirmar falsamente que se han recibido honores militares. Hacerlo, dijo el Congreso, banaliza el valor de aquellos que las reciben legítimamente. Pero la ley es tan amplia que no exige ni la intención de mentir ni prueba de los perjuicios que causaría. Incluso un error inocente sobre una decoración podría resultar en multas o cárcel.
Xavier Álvarez afirmaba haber servido veinticinco años en el Cuerpo de Infantería de Marina, haber quedado herido en innumerables ocasiones y haber recibido la Medalla de Honor del Congreso. Nada de esto era verdad. Fue juzgado por la Ley de Valentía Robada y sentenciado a tres años de libertad vigilada y una multa de cinco mil dólares.
La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos concluyó que esta ley viola el principio de la libertad de expresión. La Primera Enmienda protege el derecho de Álvarez a decir o escribir lo que quiera, por más engañoso o detestable que parezca, con sólo algunas bien definidas y precisas excepciones. Incluyen el fraude, la difamación y el perjurio, pero no lo que el gobierno llama “declaraciones de hechos falsas”.
Como escribió el juez del Noveno Circuito, Alex Kozinski, en una resolución en este caso, permitir que el gobierno convierta la libertad de expresión en un delito definido tan ampliamente, dejaría “amplias zonas del discurso público a merced de las policías de la verdad”. (La New York Times Company y otras organizaciones de prensa presentaron un escrito en apoyo de Álvarez).
Las mentiras de Álvarez no son inherentemente perjudiciales para otros, como la calumnia o la obscenidad, así que no quedan fuera de las protecciones de la Primera Enmienda. Toda ley que castigue las declaraciones falsas debe ser estrechamente redactada para cumplir con un imperioso interés del estado, que la Ley de Valentía Robada no representa.
Se ha presentado un proyecto de ley en el Congreso que podría remplazar la Ley de Valentía Robada si fuera declarada inconstitucional. El proyecto convertirá en delito mentir sobre el servicio y las medallas militares “para obtener algo de valor”, como un empleo. Esa ley no se aplicaría a las mentiras de Álvarez, que la Constitución protege propiamente como libertad de expresión.
30 de marzo de 2012
4 de marzo de 2012
23 de febrero de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s