Home

[Santiago, Chile] [El doble crimen que dio origen al Día del Joven Combatiente. Rafael y Eduardo Vergara Toledo fueron asesinados por una patrulla de Carabineros en Villa Francia en 1985, en plena dictadura. El caso fue cerrado en 2010 por la Corte Suprema con una rebaja de penas para los responsables.]

Más allá de los disturbios propios de esta fecha, el Día del Joven Combatiente conmemora cada 29 de marzo el aniversario de la muerte de los hermanos Rafael y Eduardo Vergara Toledo, quienes fueron asesinados en 1985, por una patrulla de Carabineros en la Villa Francia.
En un comienzo, la muerte de estos jóvenes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) fue recordada con una velatón en el emblemático sector de Estación Central.
Sin embargo, con el pasar de los años la fecha se ha prestado para distintos focos de violencia que se producen entre manifestantes y Carabineros.

La Muerte De Los Hermanos
Los hermanos Vergara Toledo estudiaron en el Liceo de Aplicación. A Rafael, siendo dirigente estudiantil, lo echaron del colegio en tercero medio acusado de “panfletero” y “agitador político”. Eduardo egresó con notas sobresalientes y a los 17 años ingresó al Pedagógico a estudiar Historia. Allí se convirtió en dirigente de la Unión Nacional de Estudiantes Democráticos (UNED), relata el reportaje de La Nación, “Juntos como hermanos”, publicado en 2005.
Ambos eran conocidos por su trabajo político en la población. Pero el sábado 30 de marzo de 1985, la prensa de la época informaba de 2 “delincuentes”, “antisociales” y “asaltantes” muertos en un “enfrentamiento” con carabineros.
Lo cierto es que desde la patrulla Z-955 de la Tenencia Alessandri de Estación Central dispararon contra los hermanos. “A Eduardo lo mataron por la espalda”, señaló la familia en el mismo reportaje. “Rafael vio a su hermano en el suelo, retrocedió para ayudarlo y lo hirieron… Pero estaba vivo. Se produjo un apagón y, al rato, Rafael apareció muerto junto a Eduardo. Le dieron un tiro en la nuca a muy corta distancia. Se investiga si, estando esposado, lo asesinaron arriba del furgón”, añade la investigación de La Nación.

Revés Judicial
En el plano judicial, el caso estuvo primero en manos de la justicia militar, sin avance alguno. Luego, pasó a manos del juez Carlos Gajardo en calidad de ministro en visita.
El caso fue cerrado en 2010, con un fallo de la Segunda Sala de la Corte Suprema que dictó condena definitiva, rebajando las penas de presidio para los 3 ex carabineros implicados en el homicidio.
En primera instancia, Gajardo había determinado la sanción de 15 años y un día de presidio para Marín Jiménez y de 10 años y un día de presidio para Ambler Hinojosa y Toledo Puente. Su resolución fue ratificada por la Corte de Apelaciones de Santiago, el 3 de julio de 2009.
En tanto, el máximo tribunal del país decidió en definitiva una pena de 10 años y un día de presidio por homicidio calificado de Rafael y homicidio simple de Eduardo. En tanto, Álex Ambler Hinojosa y Nelson Toledo Puente recibieron una sanción de 7 años de presidio por el homicidio calificado de Rafael.

Otro Luto
El dolor de los Vergara Toledo es aún más profundo. La familia ha perdido a 3 de sus 4 hijos. A las muertes de Rafael y Eduardo se suma la de Pablo quien el 5 de noviembre de 1988 falleció junto a Araceli Romo en Temuco.
La versión oficial indicó que ambos murieron mutilados en un cerro cuando manipulaban explosivos para volar un poste eléctrico. “Mi hijo pudo haber sido detenido y dinamitado”, reclama la familia.
30 de marzo de 2012
©la nación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s