Home

[Claudio Lísperguer] [La prensa escrita y otros medios no han prestado atención a las declaraciones de la senadora liberal Lily Pérez, en las que recuerda que fue víctima de una campaña de odio de un grupo neonazi que obedecía órdenes de políticos del otro partido de gobierno: la UDI.]

Hace unos días, en el programa del 2 de abril de Tolerancia Cero, de Chilevisión, la senadora de Renovación Nacional, Lily Pérez, hizo impresionantes declaraciones sobre la campaña de acoso de la que fue víctima cuando era candidata a senadora en 2009. Según contó, entonces fue objeto de una persistente campaña de odio que incluyó no solamente panfletos, sino además “intentos de agresión” y “amenazas reiteradas”. La senadora denunció el episodio, la policía investigó el caso y la campaña terminó en un juicio oral, en el que se determinó que su organizador o ejecutor era un delincuente neonazi con antecedentes penales que obedecía órdenes del político Marcelo Forni, del partido de extrema derecha UDI (Unión Demócrata Independiente, pinochetista), entonces compañero de lista de la senadora.
La acusación es grave, aunque no tan sorprendente. Pese a la declaración de fe democrática y católica que se encuentra en los llamados principios de la UDI, este partido, declaradamente partidario del terror de la dictadura pinochetista, surgió de la organización neonazi Patria y Libertad de los años setenta. El grupo era financiado por la embajada estadounidense, la que en octubre de 1970, como se sabe, ordenó el asesinato del comandante en jefe de las fuerzas armadas chilenas, general René Schneider, en una inútil conspiración con El Mercurio para provocar un golpe de estado que impidiese la investidura del presidente socialista Salvador Allende. Fue el primer crimen político de ese periodo. Durante el gobierno socialista, esa organización cometió incontables asesinatos y atentados terroristas con el objetivo de desestabilizar al país y crear una situación de caos que justificara una intervención militar. Muchos de esos terroristas son ahora funcionarios de gobierno, incluso senadores y hasta ministros.
Tras el golpe, esa organización de disolvió. Una parte de sus integrantes se incorporaron a la policía política y otros servicios de seguridad de la dictadura de Pinochet. Otros se reagruparon, a fines de los años ochenta, para fundar el partido Unión Demócrata Independiente, bajo el liderazgo del ideólogo pedófilo Jaime Guzmán, el que sería asesinado poco después de su nombramiento binominal como senador en 1990.
La profesión democrática y de fe católica del partido pinochetista es obviamente un paripé, una maniobra de encubrimiento, un discurso insincero para cubrir las apariencias y justificar, si eso fuera posible, sus horrendos crímenes bajo la excusa de que fueron necesarios para proteger, por incoherente que suene esto, la civilización occidental y la religión católica. De cultura occidental y catolicismo saben estos pinochetistas tanto como las hienas de zoología.
No olvidemos tampoco que cuando los católicos, y su iglesia, rechazaron y se opusieron a la dictadura, el dictador amenazó con abrir las puertas al protestantismo, cosa que finalmente hizo, encontrando en estas sectas fundamentalistas aliados para sus campañas de represión, intolerancia y odio.
Tampoco es concebible un partido que se define como democrático y que, al mismo tiempo, defiende a brazo partido el sistema binominal, que tergiversa, tuerce, corrompe y secuestra la voluntad ciudadana.
Las declaraciones de la senadora liberal dejan nuevamente en evidencia que detrás de la fachada apenas suficiente de decencia y respetabilidad de sus políticos, la UDI sigue siendo una organización neonazi y que tiene sus propias y fundadas razones para entorpecer el proyecto de ley contra la intolerancia. Los neonazis son sus tropas de choque, sus hijos no reconocidos.
[La foto muestra el logo –una versión de la suástica nazi- de la organización Patria y Libertad, que hoy integra al partido UDI. Viene de Nueva Agenda.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s