Home

[Argentina] [La última entrega de la entrevista a Jorge Rafael Videla. El represor que ahora está siendo juzgado por robo de bebés describió las apetencias políticas del marino Emilio Eduardo Massera, admitió la tensa relación con los Estados Unidos, durante el gobierno de Carter, y calificó como “un éxito” su gestión.]

La revista española Cambio 16 publicó la tercera y última parte de la entrevista al dictador Jorge Rafael Videla. Las ambiciones políticas de Emilio Eduardo Massera, las críticas del gobierno de los Estados Unidos a partir de la asunción de Jimmy Carter y el desconcierto ante el Premio Nobel de la Paz para Adolfo Pérez Esquivel son algunos de los temas propuestos por el periodista Ricardo Angoso. A diferencia de las primeras entregas, llama la atención la edición de la nota, que presenta a Videla como “el sanguinario sátrapa argentino al fin encarcelado”. Intenta retrucar las críticas recibidas por el complaciente tono de la charla y advierte que “sin querer entrar en la polémica desatada en Argentina por las declaraciones del detenido, reivindicamos este texto y esta serie de entrevistas como un simple ejercicio en defensa de las libertades de expresión y de información que algunos nos pretenden negar desde su pedestal de inmaculados defensores de los derechos humanos y su peculiar forma de entender la democracia”.
La relación con Massera. “No sé si siempre tuvo pretensiones políticas, pero sí puso de manifiesto su vocación política mientras formó parte de la Junta Militar. Ambición legítima desde todo punto de vista, pero, a mi juicio, inoportuna, formando parte de un gobierno tripartito. La política es rica en matices que pueden llegar a convertirse en diferencias; y esa posibilidad constituía un grave riesgo en medio de una guerra interna cuyo éxito radicaba en la cohesión de las tres fuerzas armadas que constituían nuestro ejército. Hasta dónde llegaban esas ambiciones, no puedo precisarlo; pero lo cierto es que luego de pasar a retiro fundó un partido cuya finalidad no podía ser otra que llegar al poder.”
El vínculo con los partidos políticos. “El Proceso de Reorganización Nacional mantuvo la existencia de todos los partidos –inclusive el Comunista–, pero suspendió la política partidaria. Esta situación se daba por primera vez en la Argentina, donde, por norma, los gobiernos de facto disolvían a los partidos políticos al momento de hacerse cargo del poder. Incluso se permitió que los integrantes de los distintos partidos políticos desempeñaran cargos de embajadores, gobernadores, intendentes, integrantes del Poder Judicial, etc. El partido peronista no gozó de esa ventaja, dado el desprestigio que habían acumulado sus dirigentes en el ejercicio del gobierno que resultó depuesto (el de María Estela Martínez de Perón). Muchos de sus integrantes colaboraron lealmente con nuestro gobierno, en relación con la guerra interna librada contra el terrorismo.”
La evaluación de Videla sobre su gobierno. “El éxito de mi gestión se debe a que la misma se ajustó a las normas reglamentarias en vigor (…)”.
Los más críticos en la escena internacional. “Las socialdemocracias europeas, por razones ideológicas, alentadas a su vez por los ‘exiliados argentinos’ radicados en Europa, y los Estados Unidos, cuyo presidente enarbolaba la bandera de los ‘derechos humanos’ para su campaña presidencial, apuntando fundamentalmente a la URSS y a sus satélites, pero no se podía soslayar y separar de la realidad que en tal sentido se vivía en el subcontinente americano con motivo de la guerra contra el terrorismo, que afectaba a toda la región.”
El Nobel a Pérez Esquivel. “Diría que fue una inesperada sorpresa e ilustro esta afirmación con una anécdota. Presidía yo ese día la reunión de gabinete de los viernes (…) Preguntados: ¿Quiénes conocen a este señor? La respuesta fue unánimemente negativa. Ordené entonces al ministro del Interior que abandonara la reunión y buscara información. Momentos después el ministro se hizo presente e informó que el señor Pérez Esquivel era un arquitecto que no ejercía su profesión, que era un activista de los derechos humanos, pero sin un papel protagonista ni de liderazgo, y ese perfil bajo se mantuvo durante todo mi período de gobierno al frente del país. Nadie le conocía, era un perfecto desconocido.”
Relación con los Estados Unidos. “No fueron ‘relaciones carnales’, como las calificó un ex canciller. Fueron relaciones maduras, como corresponde a países soberanos. Ello no quita que hubiera problemas e incomprensiones, dentro de las cuales puedo citar como dato puntual el embargo cerealero decretado por los Estados Unidos contra la URSS, con motivo de la invasión soviética a Afganistán, al cual la Argentina se negó a adherir por resultar no consultada; por afectar a nuestro país de forma unilateral. Por su parte, los Estados Unidos se abstenían de vender grano a la URSS, pero seguía vendiéndoles bienes de otra índole, cosa que no podía hacer la Argentina. Nuestro país, desconociendo la imposición que se intentaba ejercer sobre nosotros, se limitó a cumplir con sus compromisos previos adquiridos con la URSS, sin vender ni un grano más ni uno menos de lo pactado. El otro problema, con mayor persistencia en el tiempo, fue el de los derechos humanos, cuya bandera hacía como propia el presidente Jimmy Carter, asunto que tratamos en una reunión mantenida entre ambos con oportunidad de la firma de los acuerdos por el Canal de Panamá a fines del año 1977. En dicha ocasión tuve la oportunidad de reunirme con el presidente Carter. Allí se trataron, entre otros asuntos, el tema de los derechos humanos, y se hizo con toda la crudeza por ambas partes, sentando las bases de comprensión necesarias para que los Estados Unidos disminuyeran sus presiones sobre nuestro país. Vale la pena recordar que para fines de 1977 la guerra interna librada contra el terrorismo iba llegando a su fin y sus consecuencias fueron dejando de ser materia de críticas.”
6 de abril de 2012
27 de marzo de 2012
©página 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s