Home

[Autora de libros para niños. Abbe tenía once años cuando ella y sus dos hermanos escribieron el exitoso diario ‘Around the World in Eleven Years’ de su viaje por Europa y su subsecuente emigración a Estados Unidos.]

[Valerie J. Nelson] Patience Abbe sólo tenía once años cuando el libro de memorias que escribió con sus dos hermanos, ‘Around the World in Eleven Years’, escaló en las listas de éxitos de venta adultos en 1936.
Cuando los hermanos contaban su nómade infancia en Europa y posterior traslado a Estados Unidos, su exuberante conducta y sencillas observaciones cautivaban a los lectores. Pacience observó que una mujer con niños podía siempre conseguir un asiento en un autobús de París, “sin que importe que los otros llegaron primero”.
Su carrera como escritora alcanzó su punto álgido a los quince, después de que los trotamundos publicaran dos libros más. Contaron sus aventuras en Hollywood en ‘Of All Places!’ y documentaron un viaje a la Europa de preguerra y su vida en un rancho en Colorado en ‘No Place Like Home’.
Abbe murió en Redding el 7 de marzo, por causas naturales –anunció su familia. Tenía 87 años.
Nació el 22 de julio de 1924 en París como hija de expatriados estadounidenses, escribieron el fotógrafo James Abbe y su esposa Polly, una ex chica Ziegfeld.
Cuando Patience y sus hermanos menores, Richard y John, publicaron ‘Around the World’, el Times predijo que la “crónica de los niños traviesos” podría “entrar al reino de las mejores ventas”.
El libro “se vendió como pan caliente”, dijo la revista American Magazine en 1936, pero señaló que los niños Abbe pensaban que la fama era “una lata”.
Los lectores tenían la certeza de que los niños eran los verdaderos autores de los libros. Pero el primer libro había sido idea de su madre, que transcribió las historias que contaban los niños –informó su familia más tarde.
Patience y sus hermanos no recorrieron el mundo, pero “tenían una mejor visión que la mayoría de nosotros” cuando visitaron Francia, Alemania, Austria, Inglaterra y finalmente Estados Unidos, escribió el New York Times en una reseña de 1936 que describió el libro como un “diario de viaje entretenido y alegre”.
Su agitanado estilo de vida surgió de las ideas de su padre de cómo estirar el dinero: cuando un país ofrecía una mejor tasa de cambio, se mudaban allá. James Abbe llevaba toda una vida documentando revoluciones, y a medida que se aproximaba la Segunda Guerra Mundial, fotografió a Josef Stalin, Adolf Hitler y otros dictadores.
En Alemania, los niños Abbe tenían que saludar a sus maestros gritando “¡Heil, Hitler!” En Rusia aprendieron la adaptación comunista de la canción ‘London Bridge Is Falling Down’, dijeron en su primer libro, el más exitoso de los que escribieron.
Cuando su padre se metió en problemas por tomar fotografías en Rusia, la familia dejó apresuradamente el país. Pacience, que hablaba ruso, los ayudó a cruzar la frontera contándole a los guardias que su padre y Stalin “eran como dedos cruzados”, informó Los Angeles Times en 1937.
De regreso en Estados Unidos, los niños estaban siempre reuniéndose con celebridades y durante un tiempo su padre se instaló en Hollywood. Probablemente no volverían a Europa, escribió Pacience en ‘Around the World’, hasta que aprendieran matemáticas.
De niña, Patience bailó en los zapatos de Fred Astaire durante una sesión de fotos y bailó vals con Charle Chaplin, que “era bastante gruñón”, contó Patience en una reciente entrevista filmada por su familia.
Jugó al corre que te pillo con las estrellas de ‘La pandilla’ [Our Gang] en los Hal Roach Studios, asistió a una fiesta de cumpleaños de Shiley Temple y fue invitada por William Randolph Hearst a San Simeon –informó su familia.
Después de la secundaria, Abbe trabajó como asistente de su padre cuando él trabajaba para la radio en Portland, Oregon. Más tarde trabajó como periodista para un diario de San Francisco.
Cuando se casó en 1949, abandonó la carrera literaria. Tuvo dos hijas con su primer marido, Brendan O’Mahoney, del que se divorció en 1954. Su matrimonio con el escritor Francois Leydet también terminó en divorcio.
Durante casi medio siglo, vivió en el condado de Marin, donde se destacó como ecologista. Trabajó como secretaria de la iglesia, fue asistente personal de escritores y se convirtió en escultora –informó su familia. En 2010 se mudó a Redding a vivir con una sobrina y trabajar en un libro de memorias definitivo, todavía inédito.
En una entrevista hace poco, Abbe dijo: “Todos deberíamos dejar una huella de nuestra existencia”.
Su hermano Richard, que era juez en una corte de apelaciones en Estados Unidos, murió a los 74 en el 2000. Su hermano John vive en Sacramento.
También la sobreviven sus hijas Catherine Abbe Geissler y Shelley Roge; y sus hermanas Tilly Abbe y Linda Lennihan.
9 de abril de 2012
26 de marzo de 2012
©los angeles times
cc traducción c. lísperguer

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s