Home

[Estados Unidos] [Las nuevas directrices sobre el tratamiento de los detenidos por encontrarse ilegalmente en el país van en la dirección correcta, porque implican un reconocimiento de derechos humanos básicos: beber agua saludable, salir del calabozo a estirar las piernas y acceder a atención médica. Pero no son vinculantes.]

[Edwidge Danticat] Lamar Smith, presidente de Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, preside una sesión el miércoles sobre las nuevas directrices para la detención de inmigrantes ilegales que fueron emitidas el mes pasado y están ahora siendo implementadas. El gracioso título oficial es ‘Holiday on ICE’ [Vacaciones en el Servicio de Inmigración y Aduanas (SIA); Immigration and Customs Enforcement (ICE)], en referencia al tratamiento más humano que deberían recibir los inmigrantes indocumentados después de ser detenidos por el Servicio de Inmigración y Aduanas.
Smith, republicano de Texas, y miembros de la Subcomisión de Políticas de Inmigración e Implementación de la Cámara, que convocó la sesión, parece pensar que Estados Unidos es demasiado amable con los inmigrantes que detiene. Estamos siendo demasiado generosos a la hora de decidir proporcionarles agua potable segura, sacarles una hora al día para que estiren las piernas y proveerles de cuidados médicos en otro lugar si corren peligro de morir.
Con las draconianas leyes de inmigración extendiéndose por todo el país, la detención por inmigración es uno de los motivos de encarcelamiento de más rápido crecimiento en Estados Unidos. Hay más de treinta mil hombres, mujeres y niños detenidos por el Servicio de Inmigración, distribuidos en cárceles y centros de detención, algunos de los cuales son encargados a empresas privadas. Es simplemente adecuado que el Servicio de Inmigración y Aduanas busque modos más humanos de tratar a esta creciente población carcelaria.
Las nuevas directrices del SIA no son perfectas. Por ejemplo, no ofrecen alternativas a la detención en recintos carcelarios, ni siquiera para menores no acompañados, personas de la tercera edad, discapacitados o mujeres embarazadas. Pero son un paso adelante. Además del cuidado medico, agua más segura y recreación limitada, también es necesario que los miembros del personal no hagan revisiones personales totales a detenidos del sexo opuesto y que los detenidos no sean utilizados en experimentos médicos o en pruebas clínicas sin su consentimiento fundamentado. Las nuevas reglas reprimirán los abusos sexuales cometidos por el personal, contactos u otros detenidos y sugieren que las víctimas de abuso sexual podrán tener acceso a tratamientos médicos de urgencia.
Está claro que las nuevas reglas están lejos de ser un lujo. Simplemente ayudan a proteger derechos humanos básicos.
El lado frívolo de la sesión muestra una flagrante falta de respeto por las más de cien personas que han muerto mientras estaban detenidas por el Servicio de Inmigración desde 2003. Uno de ellos fue mi tío José, un sobreviviente de un cáncer a la garganta de 81 años que hablaba con una laringe artificial. Llegó a Miami en octubre de 2004 después de huir de una revuelta en Haití. Tenía pasaporte y visado válidos, pero cuando solicitó asilo político, fue detenido y trasladado al centro de detención Krome en Miami. Le quitaron sus medicinas para la presión alta y su próstata inflamada y cuando enfermó durante una audiencia, una enfermera de Krome lo acusó de estar fingiendo su enfermedad. Cuando fue finalmente transportado, con grilletes, al pabellón carcelario de un hospital cercano, era demasiado tarde. Murió al día siguiente.
La breve y mortal estadía de mi tío en el sistema de inmigración de Estados Unidos no fueron vacaciones. La detención no fueron vacaciones para Rosa Isela Contreras-Domínguez, que tenía 35 años y estaba embarazada cuando murió bajo custodia del Servicio de Inmigración en Texas en 2007. Tenía problemas con una embolia y dijo que sus quejas por el dolor de sus piernas fueron ignoradas. No fueron vacaciones para Mayra Soto, una mujer de California que fue violada por un agente del SIA. No fueron vacaciones para Hiu Lui Ng, un inmigrante chino de 34 años con la columna fracturada que fue arrastrado por el suelo y rehusó la silla de ruedas en un centro de detención del SIA en Rhode Island.
En octubre de 2007 declaré en otra sesión parlamentaria sobre las condiciones de vida en los centros de detención, para contar la historia de mi tío. También declaró Francisco Castañeda, un inmigrante de El Salvador. En 2006 fue internado en un centro de detención en San Diego, donde le negaron tratamiento para una lesión en el pene y un bulto en la ingle. Cuando finalmente fue liberado de la cárcel del SIA, tuvieron que amputarle su pene con cáncer. Murió pocos meses después de declarar en el Congreso.
En mayo de 2010, la Corte Suprema resolvió en el caso Hui contra Castañeda que los funcionarios de la salud pública en el sistema penitenciario no podían ser declarados responsables por negar cuidados médicos a detenidos como Castañeda y mi padre. Esta resolución, además, redujo la responsabilidad por malos tratos. Las nuevas directrices son un gesto valioso sobre la protección debida a los detenidos, pero sólo son directrices, y no poseen fuerza legal. Los recintos del SIA en el país pueden interpretarlas de cualquier modo, e incluso ignorarlas completamente.
La sesión sobre ‘Vacaciones en el SIA’ puede no ser más que un ardid político, pero su mensaje es peligroso; sugiere que las treinta mil personas vulnerables en nuestras cárceles y centros de detención no deberían tener derecho a cuidados médicos propios, que sus vidas mismas son un lujo, y que protegerlos no es nuestra responsabilidad.
[Edwidge Danticat es autor de la antología de ensayos ‘Create Dangerously: The Immigrant Artist at Work’.]
10 de abril de 2012
28 de marzo de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s