Home

[El Cairo, Egipto / Siria] [Nuevo y mortífero rol de al Qaeda en Siria].

[Rod Nordland] Es el tipo de imagen que se ha convertido en habitual en la rebelión siria, un video de hombres enmascarados que se llaman a sí mismos Ejército Libre de Siria y blanden rifles AK-47, con una inquietante diferencia: en el fondo cuelgan dos banderas de al Qaeda, un texto en árabe en color blanco contra un fondo negro.
“Ahora estamos formando células suicidas para librar la guerra santa en nombre de Dios”, dice uno de los hombres en el video utilizando el árabe clásico que prefiere al Qaeda.
El video, subido a YouTube, es una evidencia más de que al Qaeda y otros extremistas islámicos están haciendo lo que pueden para secuestrar la rebelión siria, con un creciente aunque todavía limitado éxito que ha causado la preocupación pública de funcionarios del espionaje estadounidense, y alarmado a funcionarios iraquíes.
Mientras líderes de la oposición política y militar siria siguen negando cualquier rol de los extremistas, al Qaeda ha contribuido a cambiar la naturaleza del conflicto utilizando con creciente frecuencia el arma que perfeccionó en Iraq –los atentados suicidas- en la guerra contra el presidente Bashar al-Assad.
Crecen las evidencias de que Siria se ha convertido en un imán para los extremistas suníes, incluyendo a los que operan bajo la bandera de al Qaeda. Un importante paso fronterizo con Turquía que cayó el fin de semana pasado en manos de los rebeldes sirios, Bab al-Hawa, se convirtió rápidamente en un punto de encuentro de fundamentalistas.
La presencia de yihadistas en Siria se ha acelerado en los últimos días en parte debido a la coincidencia con las tensiones religiosas en todo el país a lo largo de la frontera con Iraq. Al Qaeda, mediante una declaración en audio, ha hecho un intento indisimulado de vincular su insurgencia en Iraq con la rebelión en Siria, describiendo ambos conflictos como religiosos: suníes contra chiíes.
Funcionarios iraquíes dijeron que los extremistas que operan en Siria son en muchos casos los mismos militantes que cruzan la frontera para perpetrar sus atentados. “Estamos totalmente seguros, por las informaciones que recibimos de la coordinación de seguridad con las autoridades sirias, de que los nombres de los terroristas buscados que tenemos son los mismos que buscan las autoridades sirias, especialmente en los últimos tres meses”, dijo Izzat al-Shahbandar –un funcionario de confianza del primer ministro iraquí, Nuri Kamal al-Maliki- en una entrevista el martes. “El grupo de Al Qaeda que está operando en Iraq es el mismo que opera en Siria”, dijo.
Un militante de al Qaeda, un hombre de 56 años conocido como Abu Thuha que vive en el distrito de Hawija cerca de Kirkuk en Iraq, habló el martes con un periodista iraquí del New York Times. “Tenemos experiencia luchando contra los norteamericanos, y ahora tenemos más experiencia con la revolución siria”, dijo. “Nuestra gran objetivo es formar un estado islámico sirio-iraquí para los musulmanes, y luego declarar la guerra contra Irán e Israel y liberar Palestina”.
Aunque es un militante de bajo nivel, sus grandiosos planes han sido repetidos por el Frente Al Nusra para el Pueblo del Levante, sobre el que analistas militares y de inteligencia dicen que es el asociado más importante de al Qaeda en Siria, con otras dos organizaciones vinculadas con al Qaeda que también operan en el país –las Brigadas Abdullah Azzam y la Brigada Mártir Al Baraa ibn Malik.
Desde el inicio de la rebelión, el gobierno sirio ha descrito a la oposición como dominada por al Qaeda y sus aliados yihadistas, algo que la oposición niega y observadores independientes dicen que en ese entonces simplemente no era verdad. La rebelión empezó como un movimiento de protestas pacíficas que se fueron convirtiendo poco a poco en una guerra armada en respuesta al abrumador uso de violencia letal de parte del gobierno.
La prensa oficial siria describe rutinariamente toda explosión como atentado suicida –como hicieron con el atentado del 18 de julio que terminó con la vida de al menos cuatro altos funcionarios de gobierno.
Con el tiempo, sin embargo, Siria empezó a atraer a yihadistas a medida que la guerra se convertía en un conflicto religioso entre la oposición dominada por los suníes y el gobierno y las fuerzas de seguridad dominadas por la secta alawita. En diciembre, los analistas empezaron a ver lo que muchos pensaban que eran en realidad atentados suicidas.
Desde entonces han habido al menos 35 atentados con coches bomba y diez atentados con bomba suicidas confirmados, cuatro de los cuales fueron reivindicados por el Frente Nusra, de al Qaeda, de acuerdo a datos compilados por el Instituto para el Estudio de la Guerra.
En algunos casos, como el 1 de junio, cuando una bomba estalló en las oficinas del servicio de seguridad en Idlib, o el 27 de abril, cuando un atentado suicida se cobró la vida de once personas en Damasco, Al Nusra reclamó responsabilidad por los atentados en actualizaciones en una página web yihadista, de acuerdo a la organización SITE. Al Nusra también reclamó responsabilidad por un atentado el 30 de junio contra la televisión Al Ikhabariya, una estación pro-gobierno, sobre la que dijo que “estaba glorificando día y noche al tirano”. Siete empleados murieron en el atentado, que fue condenado internacionalmente. Voceros de la oposición siria negaron toda participación.
En febrero, el director de la inteligencia nacional de Estados Unidos, James Clapper, dijo en una sesión parlamentaria que había atentados que tenían “todas las características de un atentado del tipo al Qaeda” en una serie de atentados con bomba contra objetivos de los servicios de seguridad e inteligencia en Damasco. Él y otros testigos de la comunidad de inteligencia atribuyeron eso a la introducción en Siria de la rama iraquí de al Qaeda.
Poco antes de la declaración de Clapper, Ayman al-Zawahri, el aparente líder de al Qaeda desde el asesinato de Osama bin Laden, hizo circular una declaración en audio en la que elogiaba exuberantemente a los revolucionarios sirios, llamándolos “los leones del Levante”, un tema que desde entonces ha sido repetido públicamente por la organización en varias ocasiones.
Daniel Byman, experto en contraterrorismo que es profesor en la Universidad Georgetown e investigador de la Brookings Institution, dijo que estaba claro que al Qaeda está tratando de asumir un rol más activo en Siria. Como ya lo ha hecho en Somalia y Mali, y antes aun en Chechenia y Yemen, la organización está tratando de sacar ventaja de un conflicto local. “No hay duda de que al Qaeda quiere hacer eso, y en realidad son bastante buenos en ese tipo de cosas”, dijo. “Son buenos a la hora de coger conflictos locales y convertirlos en globales”.
Lo han logrado descansando más en combatientes locales que en extranjeros, excepto en los niveles más alto de liderazgo –corrigiendo así un error que le costó credibilidad en los primeros años de la guerra iraquí. “Aprendieron un montón en Iraq”, dijo Byman. “Incluso escribieron sobre ello –dicen: ‘Nos asociamos con el lado equivocado de la gente del país’”. En Iraq, el gobierno está dominado por la mayoría chií, mientras que la minoría suní fue el caldo de cultivo de al Qaeda.
El domingo, un día antes de una ola de cuarenta atentados en todo Iraq, Abu Bakr al-Baghdadi, seudónimo del líder de la sección iraquí de la organización, emitió una poco habitual declaración radial, no sólo prediciendo los atentados del día siguiente, sino también elogiando a los revolucionarios sirios. “Le han dado al mundo una lección en coraje, yihad y paciencia”, dijo, de acuerdo a una traducción proporcionada por la organización de verificación SITE.
Joseph Holliday, analista del Instituto para el Estudio de la Guerra que estudia a al Qaeda y la Primavera Árabe, dijo: “La emergencia de células terroristas vinculadas con al Qaeda que trabajan contra el régimen representan riesgos para Estados Unidos y un reto para aquellos que llaman a apoyar materialmente a la oposición armada”.
Agregó: “Es algo que hay que vigilar: la convergencia de Iraq y Siria. A medida que el gobierno sirio pierde el control en la periferia de su territorio, lo que vamos a ver es un oposición suní envalentonada emergiendo en Nineveh e Iraq”.
De momento, sin embargo, la oposición siria tradicional es casi unánime en su oposición a cualquier rol para al Qaeda en su rebelión.
“De vez en vez oímos hablar sobre al Qaeda en Siria, pero de momento no hay evidencias materiales de que estén aquí”, dijo Samir Nachar, miembro del secretariado ejecutivo del Congreso Nacional Sirio. “El régimen ha mencionado el asunto, y ya había declaraciones políticas del gobierno iraquí de que al Qaeda se había mudado de Iraq a Siria, pero no hay indicios en el terreno de la presencia de combatientes extranjeros”.
En la agobiaba Deir Ezzor al oriente del país, no muy lejos de la frontera iraquí, el líder de una milicia del Ejército Libre de Siria, identificado sólo como Sayid, dijo en una entrevista en Skype que había oído rumores sobre combatientes de al Qaeda, pero que nunca había visto a ninguno. En Deir Ezzor a principios de año explotó un enorme camión bomba cerca de una base militar –atentado que las milicias atribuyeron al gobierno de Assad, afirmando que lo había cometido el propio gobierno.
“Si al Qaeda viene a deshacerse de él”, dijo Sayid, refiriéndose a Assad, “¿por qué no? Pero personalmente no he visto a ninguno”.
[Reportaje de Duraid Adnan, desde Bagdad; Dalal Mawad, Neil MacFarquhar y Haida Saad, desdeBeirut, Líbano; y Eric Schmitt, desde Washington].
26 de julio de 2012
26 de julio de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s