Home

[El gobierno de Obama da un paso más hacia el desmantelamiento del estado de derecho al someter el derecho a la legítima defensa de los detenidos en Bahía Guantánamo a la discreción del comandante del campo de prisioneros. Editorial NYT].

Los abogados del gobierno y de los detenidos en Bahía Guantánamo, Cuba, deben ponerse de acuerdo en una corte federal en Washington el viernes sobre las nuevas reglas decretadas este verano por el gobierno de Obama, que restringen el acceso a los abogados para los prisioneros que no impugnan activamente su detención. Eso no es ni justo ni conforme a la Constitución.
Una orden judicial garantiza actualmente que los detenidos tengan acceso a abogados y describe los pasos que deben seguir para trabajar con ellos, incluyendo instrucciones para el uso de materiales confidenciales. Según las nuevas reglas, aquellos que no impugnan su detención no tendrán acceso garantizado a abogados; las autoridades en Guantánamo podrán decidir sobre ese acceso. Y los abogados ya no tendrán un acceso garantizado a sus propios documentos con información clasificada, que son mantenidos en un lugar seguro, a menos que las autoridades lo aprueben.
El gobierno no ha explicado por qué es ahora necesario imponer esas restricciones, ya que el antiguo sistema funcionó aceptablemente durante los últimos ocho años. El gobierno dijo en un escrito la semana pasada que las nuevas normas, que los abogados deben aprobar antes de reunirse con sus clientes, no exigen que los detenidos “renuncien a cualquier derecho que tengan a la defensa [a contar con los servicios de un abogado] de acuerdo a las leyes federales”. Pero las reglas dan al comandante de Guantánamo inapelable “autoridad y discreción” para decidir si un abogado se puede reunir con algún detenido, socavando su derecho a la defensa.
Las reglas son inconstitucionales porque niegan a los detenidos un derecho esencial y una reconsideración judicial genuina. Entregando esa decisión al comandante de Guantánamo, el gobierno de Obama afirma el poder ejecutivo prácticamente incontrolado y ha dado un paso lamentable hacia un mayor menoscabo del estado de derecho.
31 de agosto de 2012
17 de agosto de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s