Home

[Arica, Chile] [El yatiri que sana a sus pacientes con hierbas y fe. Teófilo Cañari es el médico aymará que sana a los enfermos de toda la región por medio de hierbas y plantas, pero además es un recurrente asesor de conocidos políticos nacionales. Esta es su historia.]

[Priscilla Duarte] Hace unos días, el 5 de agosto para ser más precisos, recordamos el segundo aniversario del derrumbe en la mina San José, a 30 kilómetros de Copiapó, lugar donde quedaron sepultados 33 hombres, a 750 metros de profundidad.
Fue en ese contexto, cuando los medios de comunicación buscaban alguna respuesta respecto a la posibilidad de si alguno de los trabajadores seguía con vida. Por esos días se escuchó la voz de Teófilo Cañari, yatiri aymara radicado en la región de Arica y Parinacota, quien fue el primero que anunció que estaban bien, en una entrevista a un medio de la capital, el 22 de agosto de 2010.
En ese momento, don Teo, como todos lo conocen, recordó que fue un momento muy difícil para su familia, puesto que se sumaban a la incertidumbre de todo el país y a la conmoción mundial que este caso generó. Y debido a este hecho circunstancial hizo una excepción, apeló a sus recursos y consultó a la hoja de coca (que consiste en interpretar la posición y colores que tiene la planta) cuya sesión dejó entrever que la sobrevivencia de los 33 era real y su rescate era inminente.
Pero lo anterior no es circunstancial, ya que Cañari no es un personaje desconocido a nivel nacional. Además de ser un destacado e influyente médico tradicional aymara, es recurrente asesor y consultor de diversos personajes del espectro político acerca de sus futuros en las urnas. Además, contó que a un presidente de la República, a quien no quiso identificar públicamente, fue hasta Putre, capital de la provincia de Parinacota, para saber cómo sería su futuro político cuando todavía nadie le aseguraba que el sillón de La Moneda sería para él.
Junto a estas anécdotas, el hombre a simple vista asoma como una persona común y corriente, recordó que en el pasado Carnaval Andino con la Fuerza del Sol (2012) le solicitaron contribuir con la bienvenida a la comunidad nativa de pieles rojas Yakama Nation, quienes venían desde Estados Unidos para intercambiar experiencias con los originarios de los Andes, experiencia que lo marcó profundamente.
El yatiri contó que ese ha sido uno de los momentos más inolvidables de su vida, puesto que ni él manejaba el idioma de la tribu estadounidense ni los Yakama Nation se comunicaban en castellano y menos en aymara. Sin embargo, hubo una insólita conexión entre él y los médicos tradicionales que visitaban nuestro país, un reconocimiento mutuo, quienes oraron juntos para estrechar la distancia entre el águila y el cóndor, las aves sagradas de los pueblos originarios de Estados Unidos y los Andes, demostrando que lejos de las nacionalidades la interpretación de las energías es un don que pocos manejan, pero que no tiene idioma ni nacionalidad.
“Los originarios no tenemos fronteras. El tema del idioma y los límites impuestos por la modernidad y los estados, cuando estamos conectados con la tierra tenemos el don de reconocernos y comunicarnos. Antiguamente no existían fronteras en el área andina; éramos todos aymara, quechua, entre otros; sin embargo, nuestros abuelos se reconocían como una cultura en común, no por una cédula de identidad”, explicó sonriente.

Medicina Tradicional
En tiempos en que la nacionalidad cobra relevancia por las fronteras, a veces olvidamos que Chile es un país multicultural debido a la diversidad originaria que habita la larga y angosta faja de tierra, quienes se caracterizan por compartir costumbres, idioma, gastronomía, mitos y leyendas, entre otros. Es aquí cuando nace la inquietud de quién atiende las demandas culturales cuando se trata de los temas de salud.
Teófilo Cañari, de origen boliviano y un poblador más de Parinacota, desde hace ya diez años, es parte del equipo de rondas médicas al interior de la región atendiendo a las demandas de los habitantes que permanecen en la precordillera y el altiplano.
Según cuentan diferentes personas atendidas por el yatiri de Putre, la existencia de médicos tradicionales con el conocimiento de Cañari son impagables. Dentro de los consultados, todos concuerdan en que él hace concientizar el origen de la enfermedad en las personas, no impone ni pretende lucrar de sus conocimientos y que se preocupa por llegar al fin de una terapia consistente, con el objeto de dejar una enseñanza en sus pacientes para que puedan autocontrolarse y no vuelvan a pasar el desaliento de sentirse débiles o enfermos.
Él, desde su rol de yatiri (médico tradicional aymara que lee la hoja de coca), junto al equipo médico compuesto por Q’rillinaka (médico tradicional aymara que cura a través de hierbas, generalmente es mujer) y especialistas convencionales occidentales (biomédicos) recorren mensualmente las diferentes localidades visitando a las pocas personas que requieren del servicio intercultural.
Cañari asevera que es inevitable deducir que es muy importante mantener las prácticas de la medicina tradicional aymara, puesto que a pesar de que la habitabilidad cultural es muy baja en Parinacota, en Arica es muy alta y son costumbres que no pueden perderse, debido a que es una respuesta a las necesidades de la población y una alternativa menos invasiva y natural a las dolencias de las personas, pero más ligada a la prevención que a la solución de los malestares, a atacar el origen.
“Todos los aymara tenemos derecho a mantener nuestras costumbres ancestrales; por lo tanto, nuestro rol de médicos tradicionales es considerado como vital para algunas que comprenden el castellano; sin embargo, ni los síntomas ni los diagnósticos tienen traducción del aymara”, asegura el yatiri Cañari.
También contó que heredó el don de la medicina natural gracias a su madre y a las enseñanzas de los más sabios de su familia, quienes le instruyeron cómo tratar a las personas y, lo más importante, el respeto por la naturaleza ante todo. Es así como también heredó la sabiduría para realizar la pawa, ceremonia para rogar por el bienestar de alguna actividad o iniciativa, buscando la bendición de los espíritus.

¿Cuál es el valor de la hoja de coca para hacer medicina tradicional?
La hoja de coca es una planta sagrada que tiene, además de muchos beneficios para la salud a través de sus mates, mucho que enseñarnos. Todo lo que tiene contacto directo y viene de la naturaleza tiene un valor inmenso para el ser humano, completamente diferente a lo que nos pueda aportar el insumo de medicamentos químicos.

¿Cómo se entiende la medicina tradicional aymara con la biomedicina que funciona en base a síntomas y diagnósticos que se resuelven con medicamentos?
La idea es complementar, no segregar. Si hay una persona que no cree en la biomedicina la idea es poder entregarle un servicio vigilado por uno de nosotros. Ahora si éste tiene que recurrir a una terapia biomédica debido a las características de su enfermedad, nosotros como médicos tradicionales le sugerimos hacerlo y además nos comprometemos a ayudarlo desde nuestros conocimientos.

¿Qué es una enfermedad?
Las enfermedades tienen que ver con nuestro entorno. Cada cultura comprende anomalías diferentes como enfermedad. La medicina tradicional apoya a la sanación de todas las enfermedades relacionadas con el desequilibrio de nuestras mentes, almas y el entorno. Pero es importante comprender que una “agarradura” de tierra, o bien un mal de ánimo (similar a una depresión) no se pueden resolver con una cirugía. Una peritonitis o ataque a la vesícula son enfermedades provocadas por el entorno y la alimentación, pero no las podemos sacar con plantas y hierbas. Hay que aplicar la cirugía.
1 de septiembre de 2012
31 de agosto de 2012
©estrella de arica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s