Home

[Su última entrevista, y una irrefutable crítica que ha hecho estremecer a la Iglesia Católica.]

Uno de los cardenales más venerados de Italia ha aturdido a la Iglesia Católica al expresar –desde la tumba- una irrefutable crítica de la institución, llamando a su “conversión”.
Horas después de que el ex arzobispo de Milán, el cardenal Carlo Maria Martini, muriera el viernes a los 85 años, el principal diario italiano, el Corriere della Sera, publicó su última entrevista, en la que ataca a la iglesia –y por implicación a sus actuales autoridades- por haberse quedado “doscientos años atrás”.
“Nuestra cultura se ha envejecido, nuestras Iglesias son grandes, nuestras casas religiosas están vacías y el aparato burocrático de la Iglesia crece, nuestros ritos y nuestros vestidos son pomposos”, dijo el cardenal. “La Iglesia debe reconocer sus errores y tienen que seguir un camino radical de cambio, empezando por el Papa y los obispos. Los escándalos de pedofilia nos empujan a emprender un camino de conversión.” Personas asociadas a la iglesia creen que quería que la entrevista fuera publicada después de su muerte.
El cardenal Martini, que pertenecía al ala liberal de la jerarquía católica, fue una vez mencionado como sucesor del Papa Juan Pablo II. Sus posibilidades de ser elegido se desplomaron cuando se reveló que sufría de un tipo raro de la enfermedad de Parkinson y se retiró como arzobispo en 2002. En 2005, el ultraconservador cardenal alemán Joseph Ratzinger se convirtió en el Papa Benedicto XVI.
El cuerpo del cardenal Martini fue trasladado a la catedral de Milán el mediodía del sábado. Miles de personas se acercaron a pagar sus últimos respetos.
El izquierdista alcalde de Milán, Giuliano Pisapia, que recientemente irritó a las autoridades eclesiásticas cuando reconoció a las parejas gay y les otorgó los mismos derechos que da el ayuntamiento a las parejas casadas, encabezó los tributos por la muerte del cardenal. “Los tiempos difíciles requieren palabras de sabiduría y esperanzas de los grandes hombres”, dijo. “Carlo Maria Martini iluminaba el camino de toda la ciudad, no solamente de una parte. Por esta razón, hoy más que nunca Milán llora a su arzobispo”.
El cardenal Martini era conocido por su apoyo al uso del condón, al menos diez años antes de que el Vaticano aceptara a regañadientes que podía ser aceptable en ciertas circunstancias para prevenir la transmisión del VIH. También cuestionó la posición de la iglesia sobre las relaciones homosexuales y el divorcio, llamando a reconsiderar qué era la familia en el siglo veintiuno o correr el riesgo de seguir perdiendo fieles.
Las voces conservadoras de la iglesia trataron de reparar el daño causado por las críticas del cardenal Martini. Marco Tarquinio, editor del diario de los obispos, L’Avvenire, acusó a la prensa tradicional de distorsionar los comentarios del cardenal, aunque no dio ejemplos específicos.
“Los intentos de distorsionar y manipular de modo poco eclesiástico las últimas horas del cardenal en este planeta son un triste recordatorio de acciones similares contra el bienaventurado Juan Pablo II”, dijo.
La sospecha –siempre presente en Italia- de que el Vaticano tiene tentáculos en todas partes, incluso la prensa establecida, se vio fortalecida por el hecho de que no apareció en la versión online del Corriere della Sera. Después de las preguntas de The Independent, el editor del Corriere, Ferruccio de Bortoli, dijo que no había habido presiones para no publicar el artículo. Fue publicado online ayer por la tarde. Otros importantes diarios no dieron demasiada cobertura a los comentarios del cardenal.
Robert Mickens, corresponsal en Roma de The Tablet, llamó a tomar muy en serio los comentarios del cardenal Martini en su lecho de muerte.
“Deben ser vistos en el contexto de que provienen de un hombre que amaba a la iglesia y que dio su vida a la institución. Hizo una profunda declaración, que repitió muchas veces a Benedicto y Juan Pablo II en privado”, dijo.
El cardinal Martini causó polémica en sus últimos días después de rechazar la alimentación artificial, contraviniendo la posición de la iglesia sobre temas relacionados con el fin de la vida.
Mickens dijo que aunque las ideas del cardinal Martini no tenían ningún apoyo en el Vaticano, era venerado por la gente. “Era admirado por los que están en las trincheras. Era un gigante. Vivimos en un periodo muy conservador. Pero no va a durar mucho tiempo. Toda una generación se ha inspirado en los escritos de Martini. Ese será su legado”.

Cardinal Martini, una Vida Santa
Carlo Maria Martini nació en Turín en 1927, entró a la Sociedad de Jesús en 1944 y fue ordenado sacerdote en 1952. Su nombramiento como Arzobispo de Mlán, la diócesis más importante de Italia, fue considerado altamente inusual; los jesuitas normalmente no reciben los puestos de obispos. Se retiró en 2002, el año en que le diagnosticaron una rara forma de la enfermedad de Parkinson. Falleció en el Colegio Aloisianum, de los jesuitas, en Gallarate, cerca de Milán.
15 de septiembre de 2012
3 de septiembre de 2012
©the independent
cc traducción @lísperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s