Home

[Argentina] [Por matar a un joven de 22 años.]

La Justicia confirmó la pena de doce años de prisión para el custodio privado de un supermercado chino de zona sur que hirió de muerte a un joven de 22 años, a quien acusó de intentar robar dentro del comercio, en junio de 2010. El homicidio provocó la ira de vecinos y familiares de la víctima, que generaron una “especie de pueblada” con agresiones hacia el local, saqueos y el incendio de un auto que creían propiedad del custodio de 35 años.
El violento episodio sucedió alrededor de las 20.30 del 17 de junio de 2010, en una zona cercana a barrio Las Flores –conocido como barrio 17 de Agosto–, durante un presunto intento de robo. Según reconstruye el fallo de la Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, en base a los testimonios de los vecinos, Emanuel Carrizo ingresó al supermercado “Libre Mundo”, de capitales chinos, al sector de carnicería. De cerca lo vigilaba el custodio Juan Mendoza, quien sospechó que el muchacho había escondido entre sus ropas un corte de carne y otros productos de góndola.
Tras obligarlo a salir del local, el vigilante “intimó y reclamó a Carrizo que le mostrara que no se estaba robando nada, discusión que subió de tono, con contacto físico, y llevó a Carrizo a intentar escapar tras ser golpeado con un baritón por parte de Mendoza”.
En la marcha hacia la calle, la víctima “tomó algunas piedras y ladrillos y los lanzó contra el portón del comercio. Ante ello, el acusado atacó con el arma, disparándole, produciendo varias heridas que resultaron mortales”, relata la resolución. Emanuel quedó tirado en un zanjón. “Levantate ahora”, lo retó el acusado, “lo que muestra claramente que disparó intencionalmente, con dolo”, consideraron los camaristas.
Mendoza trabajaba cumpliendo funciones de vigilancia, de manera irregular, y portaba una pistola calibre 9 milímetros sin autorización, en el super chino de España al 6300. Varios vecinos la habían visto, incluso, “cuando la limpiaba”.
Tras el hecho, el acusado apeló a la versión de que debió repeler el ataque de Carrizo y de esa manera baleó al muchacho, a quien al principio creyó herido de dos disparos en el tórax. Fue trasladado por familiares al hospital Roque Sáenz Peña, donde murió poco después de ingresar.
Durante el proceso judicial, Mendoza “creó” la existencia de una tercera persona armada; pero para los jueces que llevaron adelante el juicio resulta una versión “inatendible”, ya que todos los testigos niegan ese dato. En tanto, la última instancia y fallo definitivo encuentra culpable a Mendoza por el delito de “homicidio agravado por el empleo de arma de fuego, portación ilegítima de arma de fuego catalogada como de guerra y encubrimiento por receptación agravado por el ánimo de lucro”, ante la entrega de una arma de manera “indebida” a quien no tiene autorización.
11 de octubre de 2012
©página 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s