Home

[¿Se irá al diablo la privacidad?]

[Jeffrey A. Meyer] Estas fiestas del Día de las Brujas, la Corte Suprema de Estados Unidos dedicará el día a los perros. La corte tratará dos casos de Florida para determinar si las “esnifadas de los perros de la policía” violan nuestro derecho a la privacidad garantizada por la Cuarta Enmienda de la Constitución. Estos dos casos no han llamado todavía la atención de la prensa, pero la decisión de la corte delineará nuestro derecho a la privacidad de modos tan profundos como sorprendentes.
La Cuarta Enmienda garantiza el derecho de los ciudadanos a no ser sujetos a “registros e incautaciones poco razonables”. Normalmente, a menos que la policía viole o de otro modo comprometa una expectativa razonable de privacidad, no necesita un motivo razonable o una orden judicial para justificar un procedimiento de indagación. Durante décadas la corte ha tenido dificultades a la hora de definir qué quiere decir para una persona tener una “expectativa razonable de privacidad” –especialmente cuando la policía investiga con medios o tecnologías más sensibles.
Uno de los nuevos casos pide a la corte que aclare cuán preciso debe ser un perro en términos de sus identificaciones pasadas de contrabando –porque, como advirtió una vez el juez David H. Souter en una opinión disidente, “el perro infalible, sin embargo, es el engendro de una ficción legal”.
Mi esposa y yo nos enteramos de primera mano en la Corte Suprema misma hace ya varios años. Estábamos visitando la corte para una cena de ex empleados judiciales del juez Harry A. Blckmun. Mi error fue conducir un coche en el que nuestro perro –un pastor australiano que amaba las pelotas de tenis- se subía a menudo. Cuando nos dirigíamos a la puerta trasera de la corte para entrar a su altamente protegido estacionamiento, emergió un funcionario de una caseta de guardia con un aterrador pastor alemán detector de explosivos. De repente el perro dio una señal y el funcionario me ordenó fríamente que abriera el portamaletas del coche. El can de la corte se alzó sobre sus patas traseras –moviendo la cola- y rompió una de las apreciadas pelotas de tenis de mi perro. No encontró ni explosivos ni contrabando.
El segundo nuevo caso de la corte pregunta si la policía puede llevar a un perro detector de drogas al porche de una casa para olfatear si acaso hay marihuana en el interior. La corte ha concedido siempre una protección especial de la privacidad a los hogares de la gente. En 2001, la corte falló, en una recomendación escrita por el juez Antonin Scalia, que los agentes de policía violaban la privacidad de un dueño de casa si aparcaban en la calle frente a su casa o al otro lado de la calzada y, sin una orden judicial, utilizaban dispositivos térmicos para escanear el interior de la casa para detectar signos de calor inusual que podrían ser causados por iluminación de alta intensidad, que es a menudo utilizada en las plantaciones de marihuana.
Si la policía no puede escanear con dispositivos términos tu casa desde la calle, ¿cómo se permitiría que un perro la escanee desde el porche? El gobierno argumenta que un perro se pone alerta sólo cuando detecta mercaderías ilegales, mientras que la imagen térmica se dispara más generalmente por el calor “inocente” o “culposo” de todo tipo que proviene de una vivienda –se trate de focos o, como observó el juez Scalia en el caso de las imágenes térmicas, de “la señora de la casa” cuando “toma su baño y sauna diarios”.
Pero esta distinción no viene al caso. Si la corte falla a favor del gobierno en el caso del olfateo de la casa, es difícil ver por qué la policía no podría estacionar a perros detectores en la entrada de las escuelas, supermercados y teatros como una forma rutinaria de su política de prohibición de las drogas. Los perros detectores no cometerían nunca una invasión de privacidad y por ello no podrían gatillar la exigencia de que la policía obtenga una orden judicial o tenga alguna sospecha individual.
Además, los perros de hoy darían paso a los dispositivos de alta tecnología de detección de contrabando de mañana que, bajo el argumento presentado en los casos de los perros, permitirían al gobierno realizar escaneos rutinarios de las casas de la gente o de sus cuerpos para detectar todo tipo de contrabando (o posiblemente de artículos que entran en la categoría de contrabando, como los focos utilizados para el cultivo de marihuana, que son comúnmente asociados con la ilegalidad).
Entretanto, aquellos de nosotros que ni vivimos en comunidades amuralladas no ponemos puertas .para mantener a la policía alejada de nuestros porches tendremos mucho menos privacidad en la protección de nuestras casas, pese a la garantía previa de la corte de que “la casa de una persona es su castillo” y que incluso “la persona más pobre puede resistir en su casa contra todas las fuerzas de un gobierno”. Este es el riesgo que se corre si se basa la protección de la Constitución en la efectividad de la nariz de un perro o en el último dispositivo de alta tecnología antes que en la privacidad del espacio íntimo que un perro o un dispositivo permite que la policía viole.
El 31 de octubre, la corte tendrá la oportunidad de conservar el principio largamente sostenido de la privacidad estadounidense. La opción correcta es conservar nuestros derechos en nuestras casas y nuestros derechos como personas que, en ausencia de circunstancias excepcionales, no debemos ser sometidos al uso ilegal de perros y tecnologías de alta sensibilidad.
[Jeffrey A. Meyer es profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad Quinnipiac, y profesor invitado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Yale].
4 de noviembre de 2012
17 de octubre de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer

Un pensamiento en “la privacidad en peligro

  1. Pingback: perros detectores y la cuarta enmienda « mqh2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s