Home

[Washington, Estados Unidos / Somalia] [Ejército privado para combatir a los piratas somalíes deja un problemático legado.]

[Mark Mazzetti y Eric Schmitt] Parecía una idea simple: en el caos que es Somalia, crear una unidad de combate sofisticada y adecuadamente adiestrada que pudiera finalmente derrotar a los piratas que aterrorizan las rutas navieras frente a la costa somalí.
Pero la creación del Cuerpo de Policía Marítima de Puntland era todo menos simple. Implicaba trabajar con decenas de mercenarios sudafricanos y la misteriosa firma de seguridad que los empleaba, millones de dólares en pagos secretos de los Emiratos Árabes Unidos, un ex agente secreto de la Central de Inteligencia Americana, y Erik Prince, el billonario ex presidente de Blackwater Worldwide que en la época residía en los emiratos.
Y su destino convierte la historia de los cazadores de piratas en un estudio de caso de los peligros inherentes en las guerras por encargo en Somalia, donde Estados Unidos y otros países han dependido de fuerzas mercenarias y contratistas de ejércitos privados para combatir a los piratas y, cada vez más, a los militantes islámicos.
Esa estrategia ha tenido algunos éxitos, incluyendo una reciente ofensiva de tropas de Kenia y la Unión Africana para expulsar al grupo militante al Shabab de su bastión en la ciudad portuaria de Kismayu. Pero ahora que el ejército anti-pirata ha sido abandonado por sus patrocinadores, los cientos de miembros del Cuerpo de Policía Marítima de Puntland, bien armados y adiestrados a medias, deben procurar por sí mismos en un campamento en el desierto, y se teme que se unan a los piratas o a militantes de al Qaeda o se vendan al mejor postor entre los clanes de Somalia que se encuentran en guerra –agregando otro elemento peligroso al caos somalí.
Un grupo de investigación de Naciones Unidas describió los esfuerzos de una compañía con sede en Dubai, llamada Sterling Corporate Services, de crear una unidad paramilitar como “una violación descarada, de gran envergadura y prolongada” del embargo de armas que afecta a Somalia y ha tratado de documentar varios espeluznantes casos en los que reclutas somalíes han sido maltratados e incluso asesinados. En un caso de octubre de 2011, de acuerdo al grupo de Naciones Unidas, un recluta fue atado de pies y manos y golpeado. El grupo dijo que el recluta murió a causa de sus lesiones –una acusación que la compañía rechaza.
Sterling ha descrito su operación como un audaz intento del sector privado para combatir el azote de la piratería tras el fracaso de los gobiernos. Lafras Luitingh, alto funcionario en el proyecto, describió el incidente de octubre de 2010 como uno de “violencia entre somalíes” que no representaba al programa general de adiestramiento. Dijo que el recluta se había recuperado de sus lesiones, y que “la acusación no guarda ninguna relación con el adiestramiento profesional que reciben”.
Un abogado de la firma, Stephen Heifetz, escribió una respuesta oficial al informe de Naciones Unidas, calificándola como “una colección infundada de insinuaciones a menudo falsas, reunidas por un grupo de personas con opiniones radicales con respecto a la política somalí”.
Funcionarios de Sterling señalaron en marzo que una organización anti-piratería de Naciones Unidas –una entidad diferente al grupo de investigación que critica Sterling- elogió a la región semiautónoma somalí de Puntland por crear el programa. Además, alega la empresa, Somalia ya es un teatro de operaciones clandestinas, y la CIA está inmersa en un ampliado esfuerzo para armar y equipar a espías somalíes. ¿Por qué -se preguntan- se critica solamente a Sterling Corporate Services?
Preocupados por el impacto de la piratería sobre el transporte marítimo en Oriente Medio, los Emiratos Árabes Unidos han tratado de tomar la iniciativa en el combate contra los piratas somalíes, tanto abiertamente como en secreto, financiando operaciones como la de Sterling.
Funcionarios estadounidenses han dicho públicamente que nunca aprobaron la creación de un ejército privado, pero no está claro si Sterling contó con el apoyo tácito de sectores del gobierno de Estados Unidos. Por ejemplo, el grupo de investigación de Naciones Unidas informó en julio que la unidad anti-pirata utilizó algunas de las instalaciones del Servicio de Inteligencia de Puntland, una organización de espionaje que sólo responde al presidente de Puntland, Abdirahman Farole, que fue adiestrada por agentes y contratistas de la CIA hace más de una década.
Ahora que se han marchado los instructores sudafricanos, la Unión Africana ha buscado a otro contratista de seguridad, el Bancroft Global Development, con sede en Washington, para evaluar si los cazadores de piratas en Puntland pueden ser metidos en el mismo saco que otras fuerzas de seguridad en Somalia, que han sido aprobadas tanto por Estados Unidos como por la Unión Africana. Entre esas organizaciones se encuentra el ejército nacional somalí, con diez mil tropas, y la Agencia de Seguridad Nacional de Somalia, con sede en Mogadishu, que es un estrecho aliado de la CIA.
Michael Stock, presidente de Bancroft, dijo que un equipo suyo había visitado recientemente el campamento donde entrenaba la unidad de Portland, presenciaron una escena que parecía sacada del Lejano Oeste: casi quinientos soldados que llevaban semanas sin recibir su paga, se paseaban ociosos por el recinto principal y otros dos campamentos más pequeños, con todo un arsenal a su disposición, reunido durante dos años.
Aunque la unidad está lejos de ser el cuerpo de elite de mil hombres, equipada con helicópteros y aviones descritos en el informe de Naciones Unidas, según Stock y analistas independientes, los paramilitares de Puntland todavía representaban una amenaza potencial para la región si no se los controlaba.
“Sterling deja atrás en Puntland una fuerza de seguridad impaga pero bien armada”, dijo Andre Le Sage, investigador que se especializa en África en la Universidad Nacional de Defensa en Washington. “Es importante encontrar un modo de integrarlos en alguna fuerza regular o desarmarlos y controlarlos. Si no se hace eso, las cosas podrían empeorar”.
Stock, cuya compañía adiestra a militares de Uganda y Burundi para operaciones de contrainsurgencia en Somalia bajo la bandera de la Unión Africana, dijo que Bancroft no se encargará de la misión anti-piratería de Sterling.
La operación Sterling estuvo envuelta en algún grado de secretismo desde que Luitingh y un pequeño grupo de sudafricanos que viajaban en un avión privado aterrizaran por primera vez en Bosasso, la capital de Puntland en 2010. Los hombres trabajaban para Saracen International, una firma militar privada sudafricana, contratada por los emiratos y compuesta por varios ex miembros de la Oficina de Cooperación Civil, el temido escuadrón paramilitar de la época del apartheid.
Al año siguiente, después de que el New York Times escribiera sobre la operación, Saracen contrató a un importante bufete de abogados de Washington para promover la misión ante el Departamento de Estado y el Pentágono, y empezó una campaña para cambiar el nombre. Una nueva empresa, la Sterling Corporate Services, fue creada en Dubai para supervisar el adiestramiento en Puntland. Fue un intento de poner distancia entre las operaciones en Somalia y el pasado manchado por el apartheid de Saracen, pero algunos de los funcionarios de las dos empresas eran los mismos.
Dos estadounidenses provistos de numerosos contactos también participaron en el proyecto. Michael Shanklin, ex encargado de la CIA en Mogadishu, fue contratado para utilizar una red de contactos tanto en Washington como en África del Este para construir apoyo para la unidad de contrainsurgencia. Más significativo fue el papel de Prince, que se había convertido en un asesor informar del príncipe heredero de Abu Dhabi, el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan. Ex empleados de la empresa dijeron que Prince hizo varios viajes al campamento de Puntland para supervisar el adiestramiento de la operación anti-piratería.
En la época, Prince también participaba en un proyecto para adiestrar a mercenarios colombianos en un campamento en el desierto en los emiratos para llevar a cabo misiones por encargo del gobierno de los Emiratos Árabes Unidos.
Pero la negativa de los emiratos a reconocer públicamente su participación en el proyecto, o de defenderlo formalmente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para obtener permiso y pode construir la unidad policial bajo los términos del embargo de armas somalí, provocó la ira de los inspectores de armas de Naciones Unidas, que presionaron repetidas veces a los emiratos para que cancelaran el proyecto.
Abogados de Sterling informaron extensamente sobre el programa al Departamento de Estado, el Pentágono y varias agencias de Naciones Unidas que se ocupan de la piratería. Yousef Al Otaiba, embajador de los emiratos en Washington, se negó a hacer comentarios para este artículo.
Funcionarios estadounidenses dijeron que habían instado a los abogados de Sterling, del bufete de Steptoe & Johnson, a conseguir la aprobación del Consejo de Seguridad. Heifetz, el abogado de la empresa, dijo que Puntland y otras autoridades somalíes recibieron permiso para formar la unidad policial. Una portavoz del Departamento de Estado dijo que el gobierno de Estados Unidos no aprobaría nunca las actividades de Sterling.
“Compartimos la preocupación del grupo de investigación sobre la falta de transparencia con respecto al programa de equipamiento y adiestramiento del Cuerpo de Policía Marítima de Puntland, así como sobre los presuntos abusos que ocurrieron durante el adiestramiento”, dijo Hilary Renner, portavoz del Departamento de Estado, refiriéndose al Grupo de la ONU para la Vigilancia de Somalia y Eritrea, la rama investigativa.
Para Sterling, el principio del fin empezó en abril, cuando uno de los instructores sudafricanos, Lodewyk Pieterson, fue asesinado a tiros por uno de los somalíes que había estado adiestrando para perseguir a los piratas. Sterling dijo en una declaración que el asesinato fue un incidente aislado y que el recluta implicado había sido detenido.
“El asesinato fue un incidente aberrante en el que participó un recluta que no reunía las condiciones” para ser miembro de la policía, dice la declaración. Después del homicidio, dijo, Sterling reforzó su control de los solicitantes para el cuerpo de policía de Puntland.
Pero eso no sería necesario. Para fines de junio, Sterling sacó a sus instructores y su equipo del país, y la unidad de Puntland fue abandonada a su suerte.
12 de noviembre de 2012
5 de octubre de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer

Anuncios

Un pensamiento en “fallido ejército privado en somalia

  1. Buen informe y muy completo, con respecto a las opiniones de los gobiernos involucrados todo sera malo e ilegal obviamente asi es y asi lo pienso, pero si nos vamos a los que realmente estan comprometidos en la situaciones ya mencionadas, solo surgira una respuesta , que sera “lucratividad” , que es el pensamiento de los integrantes de todos los ejercitos privados habidos y por haber.. Claramente esto es un riesgo para estos ,,, riesgo a que un ex-militar estoy praticamente seguro asumiria, agregando las nuevas situaciones y lugares que conoceria este en lo restante de su vida, osea que en conclucion siempre y cuando halla buenas ofertas siempre habra tropa para trrabajos privados arriesgando todo.. Y yo digooo quien no vive de promesas ,, o por que hay lideres mundiales , simplemente por que prometieron algo bueno y el pueblo los eligio, igualmente las empresas privadas prometen algo bueno y miles de exmiltares acuden a la convocatoria, sin importar las opiniones de los grandes pensadores,,, y bueno pues como para nadie es un secreto, todo el mundo y hablo de todo el mundoooooo desea ser bien remunerado por su trabajo,,, o si no miren los demaciadamente ricos,, ricos de sabiduria y dinero,, buenoo son inteligentes muy muy inteligentes por eso son ricos pero como dios no nos dio esa cualidad y perseverancia a todo el mundo ,, se tiene que explotar la experiencia que a fines de cuentas es lo unico que nos queda,, hablando de mi caso y de muchos conocidos.. Se los digo yooo!!!! Enlistado para un posible buen ejercito privado y la verdad espero que salga todo bien y se cumpla lo planeado,,, riesgo es riesgoo , y que buen riesgo!!! مساء الخير مرور

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s