Home

[Colombia] [Capturado ‘El Loco’ Barrera. El narcotraficante Daniel Barrera Barrera pasó de la guerrilla a los paramilitares, con los dos grupos amenazó una fortuna. Fue capturado en Venezuela y se espera su extradición a Colombia.]

El narcotraficante y financiador de grupos paramilitares Daniel Barrera Barrera, conocido como ‘El Loco’ Barrera, fue capturado en Venezuela en una operación en la que participaron la Policía colombiana y la agencia antidrogas del vecino país. Barrera se había convertido en uno de los capos de la droga más buscados y era señalado de traficar droga junto a comandantes guerrilleros y jefes paramilitares.
Barrera era considerado un importante narcotraficante de los Llanos Orientales, donde tuvo negocios con los guerrilleros de las Farc, “El Negro Acacio” y “John 40”, además del Bloque Centauros de las Auc.
Barrera y Pedro Oliverio Guerrero ‘Cuchillo’ (muerto en diciembre 2010) fueron los narcotraficantes más buscados durante el gobierno de Álvaro Uribe, que recibió críticas por la falta de coordinación de las Fuerzas Militares en los operativos que pretendían capturarlo.
¿Cómo Llegó al Narcotráfico?
A comienzos de los años 80 se fue tras los pasos de su hermano Omar, a San José del Guaviare. Allí, según las investigaciones de las autoridades, comenzó su incursión en el mundo del narcotráfico aprovechando los vínculos con esa actividad ilegal que tenía su hermano. Al poco tiempo de llegar al Guaviare, Omar fue asesinado por seis sicarios. ‘El Loco’ tomó venganza y él mismo mató a los asesinos de su hermano. Ese hecho le permitió ganarse el respeto de algunos sectores del narcotráfico en Guaviare y le facilitó la entrada definitiva al mundo del narcotráfico en ese departamento. El 7 de febrero de 1990, ‘El Loco’ fue capturado en San José del Guaviare, sindicado del delito de tráfico de drogas.
En octubre de ese año se fugó de la cárcel de ese municipio y se refugió en el sector conocido como Caño Rayado, cerca de Puerto Lleras, Meta. Para esa época, la zona tenía extensos cultivos de coca y estaba dominada por el frente 43 de las Farc. Allí comenzó la relación de ‘El Loco’ con esa guerrilla. Entre sus labores estaba la de comercializar la coca que producían las Farc. En pocos años se ganó la confianza de varios comandantes guerrilleros y empezó a trabajar con los frentes 14, 17, 10 y 16, ubicados en el oriente del país. “Utilizaba sus contactos en Guaviare para conseguir la base de coca y la llevaba hasta Meta en donde era procesada. También se encargaba de conseguir los insumos para el procesamiento y de la coordinación de las rutas para sacar la droga desde Meta hacia otras regiones del país y el exterior”, dijo a SEMANA un agente de una entidad antidrogas extranjera que lo busca desde hace varios años.
Durante la época de la zona de distensión, entre 1998 y comienzos de 2002, Barrera se había convertido en un hombre clave para las Farc. “Él (Barrera) les compraba la droga y la comercializaba. También se encargaba de hacer algunas inversiones en propiedades y tierras para las Farc”, explicó a SEMANA un oficial antinarcóticos. De hecho durante la Operación Gato Negro, adelantada por el Ejército en 2001 contra el comandante del frente 16, el ‘Negro Acacio’, se encontraron detalles de la magnitud de la relación de ‘El Loco’ con las Farc. En documentos de contabilidad que dejaron abandonados los guerrilleros cuando escapaban de esa operación aparecen decenas de recibos con el nombre de Barrera cancelando sumas que superaban los 30.000 millones de pesos mensuales por concepto de droga. Estas pruebas, así como declaraciones de personas que ayudaron a ‘El Loco’ a comprar bienes para las Farc hacen parte del voluminoso expediente que está en la Fiscalía General. Pero las Farc, no eran las únicas socias de ‘El Loco’.
Parte de la droga que producían los diferentes frentes de las Farc en el oriente del país era comercializada por Barrera con narcotraficantes del cartel del Norte del Valle, Antioquia, la Costa y Nariño. “Los narcos sabían que la droga provenía de las Farc, pero en un negocio como el narcotráfico las diferencias ideológicas quedan en un segundo plano”, explicó a SEMANA un agente de la DEA. Barrera consiguió algo que parecía improbable: unir a los paramilitares con la guerrilla. Logró que bloques de paramilitares como el Vencedores de Arauca, bajo el mando de Miguel Ángel y Víctor Mejía Múnera, alias ‘Los Mellizos’, compraran la droga que era producida por las Farc para después ser comercializada y exportada por ellos.
El negocio fue tan rentable para todas las partes involucradas en la transacción, que terminó haciendo ese tipo de negocios con varios comandantes en el propio Santa Fe Ralito. El único inconveniente que ‘El Loco’ tuvo se presentó con el jefe del Bloque Centauros, Miguel Arroyave. Este y ‘El Loco’ habían sido socios a mediados de los años 90 en el transporte de insumos. Sin embargo, cuando Arroyave y su bloque fueron adquiriendo poder y empezaron a dominar vastas zonas del oriente del país, empezaron los roces. Arroyave, que tenía una gran máquina de guerra con 5.000 hombres, consideraba y trataba a ‘El Loco’ como un empleado y no estaba dispuesto a que Barrera obtuviera millonarias ganancias actuando en territorios que eran controlados por Arroyave y el Bloque Centauros.
Arroyave fue asesinado en septiembre de 2004 por varios subalternos del Centauros y Barrera siguió delinquiendo. Según informes de inteligencia, el narcotraficante se unió a alias ‘Cuchillo’, un ex integrante del Centauros que no se desmovilizó y creó la banda criminal Erpac. Por eso, durante el segundo gobierno de Álvaro Uribe, mientras en Justicia y Paz los ex paramilitares advertían sobre los tentáculos de esta banda en el Guaviare, estos dos aliados se ganaron el título de los “narcotraficantes más buscados del país”.
Las autoridades entonces se concentraron en seguirles la pista. Alias ‘Cuchillo’ murió en un operativo realizado por la Policía cerca a Mapiripán, Meta. Un año después las autoridades pusieron el radar para localizar al ‘Loco’. El operativo más reciente fue en octubre de 2011, cuando la Fiscalía logró incautarle al narcotraficante 38 bienes evaluadas en 100 millones de dólares, entre las que había seis sociedades y ocho establecimientos de comercio, ubicados en Fuente de Oro, Restrepo, Villavicencio y Acacias (Meta), Bogotá y Funza (Cundinamarca).
Según informes de inteligencia, el narcotraficante, al darse cuenta que están muy cerca de dar con su paradero y sin contar con el apoyo de sus viejos aliados, huyó hacia Venezuela como lo hicieron otros capos, como fue el caso de Héctor Germán Buitrago alias ‘Martín Llanos’, capturado en ese mismo país en febrero de 2012.
14 de noviembre de 2012
18 de septiembre de 2012
©semana vía
cc verdad abierta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s