Home

[California, Estados Unidos] [Después de veinticinco años, el Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos decidió poner fina su programa de reubicación de los mamíferos, definiéndolo como un fracaso. Quejas de los pescadores.]

[Kenneth R. Weiss] El Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos ha decidido dejar que las nutrias vivan libremente en la costa de California del Sur, abandonando su programa de exclusión (para ser reubicados) de los voraces consumidores de mariscos de las aguas reservadas para los pescadores.
Funcionarios federales determinaron que su programa de reubicación de las nutrias marinas, que vienen implementando desde hace veinticinco años, había fracasado y por tanto le estaban poniendo fin, de acuerdo a una decisión publicada en el Registro Federal el miércoles.
“Como resultado, se permitirá que las nutrias expandan su territorio naturalmente hacia California del Sur”, dice la nota.
Funcionarios federales convirtieron California del Sur en una “zona sin nutrias” a fines de los años ochenta después de trasladar a 140 nutrias desde la Bahía de Monterrey a la Isla de San Nicolás, a unos 96 kilómetros frente a la costa del condado de Ventura. La idea era crear una colonia de nutrias para protegerlas de que un eventual desastre, como un derrame catastrófico de petróleo, terminara con las nutrias en la costa.
En un acuerdo con los pescadores, el gobierno declaró que las aguas al sur del Point Conception quedaban prohibidas para las nutrias. El gobierno prometió retirar a las nutrias que permanecieran en territorio vedado. Inicialmente, los funcionarios intentaron capturar y reubicar a las nutrias que llegaban a California Central, pero algunas volvían de inmediato a California del Sur. Otras nutrias fueron encontradas muertas poco después de su traslado.
Los científicos estiman que cerca de dieciséis mil nutrias sureñas vivieron alguna vez en la costa de California antes de que su cacería, por sus pieles, provocara su práctica extinción en los siglos diecisiete y dieciocho. El gobierno federal las clasificó como especie en peligro de extinción en 1977 y las protegió con la Ley de Especies en Peligro. Su población no ha aumentando significativamente en los últimos años, periodo en que han sido atacadas por enfermedades, parásitos, escasez de alimentos, ataques de tiburón y ocasionalmente heridas de bala. Se calcula que ahora viven libres 2.792 nutrias.
La abandonada promesa de aguas sin nutrias decepcionó durante mucho tiempo a los recolectores de erizos como Bruce Steele, de Buellton, California, que cree que las nutrias pueden devastar las existencias de mariscos y sacar a los pescadores del negocio.
“Es simplemente triste”, dijo Steele, que ayudó a elaborar el acuerdo original. “Existen recursos de mariscos que vale la pena proteger. No necesitamos a las nutrias que viven entre la frontera de Canadá y de México. Debería haber espacio para estos invertebrados y para la gente que vive de su cosecha”.
La decisión federal es el resultado de un convenio tras la demanda presentada por el Centro de Defensa Ambiental de Santa Bárbara y el Proyecto Nutria. La decisión fue bien recibida por las organizaciones conservacionistas dedicadas a la protección de los peludos mamíferos marinos.
“Ya era hora”, dijo Jim Curland, director del programa de protección de Amigos de la Nutria Marina [Friends of the Sea Otter]. Pero es fenomenal, dijo, que ahora las nutrias puedan ocupar todo su hábitat natural.
27 de diciembre de 2012
20 de diciembre de 2012
©los angeles times
cc traducción c. lísperguer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s