Home

[Chile] [Encapuchados incendian una finca y mueren dos propietarios. Tensión en el sur de Chile. El gobierno vinculó el ataque con el conflicto mapuche, ya que el único detenido pertenece a esa etnia y, según el ministro del Interior, en el lugar se encontraron panfletos alusivos. Piñera anunció medidas de seguridad.]

El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció ayer un refuerzo de la seguridad en la región sureña de la Araucanía tras la muerte de un matrimonio en el atentado más grave sufrido por propietarios agrícolas en el marco del conflicto mapuche, que ha elevado la tensión en la zona.
En la madrugada de este viernes, una veintena de encapuchados dispararon y prendieron fuego a una casa patronal en el fundo Lumahue, situado cerca de la localidad de Vilcún, en la Araucanía, a unos 700 kilómetros al sur de Santiago.
Las víctimas son un empresario agrícola, Werner Luchsinger, de 75 años, y su esposa, Vivianne McKay, quienes fallecieron por asfixia. Piñera alteró este viernes su agenda para viajar de urgencia a la zona. “Utilizaré todos los instrumentos del estado de derecho y aplicaré sin ninguna contemplación todo el rigor de la ley para derrotar a los terroristas”, advirtió.
Sólo hay un detenido por estos hechos. Se trata de un joven que recibió un impacto de bala de escopeta en el tórax, percutido al parecer por el propio Luchsinger, y fue trasladado al hospital de Temuco, la capital regional. El hombre, de 26 años, reside en una comunidad mapuche cercana y fue identificado como Celestino Córdova Tránsito. Los mapuches son la principal etnia indígena de Chile y se concentran en la Araucanía, la región más pobre del país.
Según indicó el ministro chileno del Interior, Andrés Chadwick, en el lugar de los hechos se hallaron panfletos alusivos a la muerte del joven Matías Catrileo, ocurrida a unos 25 kilómetros de allá y de la que ayer se cumplió el quinto aniversario. Coincidiendo con esa conmemoración, un grupo de desconocidos incendió este jueves un camión en la Araucanía, mientras que en Santiago se registraron disturbios al término de una manifestación en recuerdo del joven. Catrileo falleció en 2008 por un disparo de un carabinero que fue absuelto después por la justicia militar. Su muerte se produjo en medio de la ocupación de un fundo que era propiedad de Jorge Luchsinger, primo del fallecido ayer.
“La guerrilla está ganando”, dijo a Radio Agricultura este empresario, quien atribuyó la autoría del hecho a un grupo con entrenamiento paramilitar y se quejó de la inacción de las autoridades de gobierno y jueces. Además de Catrileo, en 2002 y en 2009 fallecieron otros dos jóvenes mapuches por disparos de la policía, mientras que en abril un carabinero murió en un allanamiento a una comunidad mapuche.
Luchsinger y su esposa son los primeros empresarios que fallecen en este conflicto. El atentado agrava la tensión en la zona, donde en las últimas semanas aumentaron los ataques en el marco de ese conflicto, que desde los años ‘90 enfrenta a grupos mapuches con empresarios por la posesión de tierras que consideran ancestrales. Piñera viajó a la Araucanía acompañado de Chadwick y del ministro de Agricultura, Luis Mayol, además de los máximos responsables de Carabineros (policía militarizada), Gustavo González, y de la Policía de Investigaciones (civil), Marco Vásquez.
El gobierno anunció que presentará una querella por este incendio invocando la Ley Antiterrorista, que endurece las penas contempladas en la legislación común y cuya aplicación contra los mapuches ha sido criticada por organismos internacionales. También pedirá recalificar la querella presentada por el ataque a un fundo propiedad del matrimonio Seco Fourcade, donde en diciembre varios encapuchados quemaron una casa y tres vehículos. El estatal Instituto Nacional de Derechos Humanos repudió el ataque de ayer y condenó la violencia, “sea cual fuere su origen”, pero apuntó también que esa legislación “vulnera principios del debido proceso”.
Las organizaciones de defensa de los mapuches denuncian frecuentes hostigamientos policiales, mientras los empresarios volvieron a exigir al gobierno que ataje estos ataques y amenazaron con tomarse la justicia por su mano. En respuesta, el presidente anunció que se aumentará en 84 miembros la dotación de Carabineros en la región, se enviarán cuatro nuevos vehículos blindados y un segundo helicóptero de vigilancia y se aportará tecnología de fotografía nocturna y de largo alcance. También se creará una unidad de Carabineros especializada en la lucha contra el terrorismo y este cuerpo policial establecerá una zona especial de control de personas y vehículos durante las 24 horas en los lugares más afectados por la violencia.
Asimismo, se ha designado a un fiscal especial de dedicación exclusiva para investigar estos delitos, se ha establecido un equipo jurídico especial encargado del seguimiento de los juicios y se ha pedido la colaboración de la Agencia Nacional de Inteligencia. “Esta lucha no es contra el pueblo mapuche, sino contra una minoría de delincuentes, de extremistas, de terroristas”, enfatizó Piñera, que ayer se reunió con los vecinos de Vilcún.
5 de enero de 2013
©página 12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s