Home

[Argentina] [Graciela Borda Osella sacó miles de fotos en la puerta de los tribunales. Los ojos del “aguante” en los juicios. Sobrina de Agustín Feced, ella misma estuvo detenida en el Servicio de Informaciones en 1977, y fue testigo en la causa Díaz Bessone. En Facebook, sus fotografías multiplican los abrazos y las emociones que viven testigos y querellantes.]

Graciela Borda Osella empezó a sacar fotos del “aguante” de los juicios por delitos de lesa humanidad casi por casualidad: un día del año 2009 pasó con su cámara digital por la puerta de los Tribunales de bulevar Oroño al 900. Se realizaba el primero de los juicios en Rosario, el de la causa Guerrieri, y Graciela sabía de qué se trataba: estuvo secuestrada por unos días en el Servicio de Informaciones, donde el que mandaba era su tío, Agustín Feced, interventor de la policía rosarina durante la dictadura militar. Allí, en ese centro clandestino de detención, Graciela perdió un embarazo. Al salir, se acercó a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, y a principios de los 80 participó de las primeras marchas por los desaparecidos.
Graciela tiene 66 años, es jubilada municipal y es infaltable en las jornadas de los juicios orales y públicos por causas de derechos humanos en Rosario. También fue testigo en la causa Díaz Bessone, conocida como la megacausa Feced. En 1977, luego de su detención, por orden del mismísimo Feced la echaron por “actividades subversivas” de la Municipalidad pero su obstinación la llevó, apenas volvió la democracia, a obtener su reincorporación junto a otros municipales que se encontraban en una situación similar, mediante una huelga de hambre contra las trabas que ponía el intendente Usandizaga. Debido a las secuelas psicológicas de esa época trágica se jubiló por invalidez en 1996, como programadora senior.
Al principio, sus fotos provocaban reticencia. Todavía los retratados no sabían cuánto podrían reflejarse en esos abrazos, en los ojos húmedos, en la emoción que ella lograba arrancar con su camarita. Ahora, si hay reticencia es solamente de alguna retratada, para que elimine de la red social Facebook alguna foto desfavorecedora, algo a lo que nunca se niega. Ella se define como fotógrafa aficionada.
Las gratificaciones vendrían después. “Saqué el día de la sentencia de la causa Guerrieri y comencé a recibir mensajes agradeciéndome, hasta de gente de otros países, me decían que habían visto en mis fotos amigos que pensaban que ya no estaban o que hacía mucho que no veían. Entonces, entendí que documentar era importante y continué haciéndolo. Sin querer, se hizo una bola terrible, ya debe haber casi 50.000 fotos de juicios y otros actos en mi facebook”, continuó su relato.
Como fotógrafa, Graciela sabe lo que hace: “Saco reencuentros, mates, risas, las tortas de Margarita Furno, besos y abrazos, todo lo cotidiano del aguante, y solamente el aguante, nunca dentro de la sala, porque es el ahora, el milagro, que no nos pudieron vencer, que la vida sigue, estamos vivos y nos reencontramos, el saber que estamos condenándolos, que somos muchos más que antes porque hay una juventud maravillosa que nos comprende y apoya. Es saber que nos mantenemos unidos y que no pudieron conseguir que olvidemos o que tengamos miedo”.
6 de enero de 2013
©página 12

Anuncios

Un pensamiento en “la sobrina de agustín feced

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s