Home

[Argentina] [Veintinueve represores prófugos fueron arrestados en 2012 y principios de 2013. Buscados y encontrados. El Ministerio de Seguridad elaboró un protocolo para investigar el paradero de quienes tienen pedido de captura. Los casos importantes, los todavía pendientes.]

[Victoria Ginzberg] El represor de la ESMA Gonzalo Sánchez vivía en Brasil, donde trabajaba en un astillero como técnico naval. Estaba prófugo desde 2005. Fernando Jorge Carril fue jefe del Destacamento de Inteligencia de Paso de los Libres. Había salido del país en 1996, vivía en Venezuela, e incluso había tramitado la ciudadanía de ese país. La Justicia lo buscaba desde 2005. Ana María Grimaldos se apropió, junto con su marido, el ex comandante del grupo de tareas de la ESMA Jorge Raúl Vildoza, del hijo de desaparecidos Javier Penino Viñas. Su arresto demoró 24 años. Ellos son algunos de los 29 prófugos acusados por delitos de lesa humanidad que fueron encontrados y detenidos durante 2012 y lo que va de este año. Se trata de un número significativo, si se tiene en cuenta que la lista actual de represores buscados suma un poco más de 60 nombres.
El avance se relaciona con la puesta en práctica, por parte del Ministerio de Seguridad, de un protocolo con criterios de actuación para la búsqueda de personas prófugas de la Justicia, con especial atención a los involucrados en delitos de lesa humanidad. Esto implicó, como primer paso, preguntar a los magistrados a qué fuerza de seguridad le habían asignado la investigación sobre el paradero de los prófugos en sus causas. Ocurre que, algunas veces, los jueces o fiscales se limitaban a pedir las detenciones, pero no ordenaban ninguna pesquisa específica a alguna fuerza de seguridad, lo que en la práctica significaba que la única medida de búsqueda era incluir al represor en una lista, es decir, que solo podía ser encontrado si pasaba una frontera o un semáforo en rojo.
Desde la cartera que conduce Nilda Garré no quisieron dar precisiones sobre las medidas concretas adoptadas para no poner sobre aviso a los involucrados. Según pudo saber Página/12, como parte de las nuevas medidas se modificaron criterios de comprobada ineficacia, como el poner una consigna en el último domicilio registrado en el padrón sin antes investigar si la persona en cuestión o su familia seguía viviendo en el lugar. En forma paralela, la ministra dispuso la suspensión de haberes a todo aquel personal de la policía y de las fuerzas de seguridad con pedido de detención hasta tanto no se presente ante la autoridad judicial que lo requiere.
El Ministerio de Justicia también reforzó la actividad vinculada con la búsqueda de acusados por crímenes cometidos durante el terrorismo de Estado. La unidad destinada a ese tema se convirtió en un Programa Nacional y se aumentó el número de represores incluidos en el fondo de recompensas: actualmente son 42. El año pasado se hicieron efectivos seis pagos. “Recibimos información todo el tiempo, incluso somos conscientes de que a veces nos llaman personas ligadas a los represores para despistar, pero durante el año pasado, en seis oportunidades los datos recibidos fueron determinantes para la captura de los prófugos”, explicaron desde el Programa.
Uno de esos casos en los que la recompensa fue decisiva fue el del represor tucumano Juan Carlos Benedicto. Se trataba de un prófugo importante porque se escapó mientras estaba detenido en un hospital debido a que había alegado que tenía problemas psiquiátricos. A partir de la información recibida, Garré se puso en contacto con el entonces presidente de Paraguay, Fernando Lugo y una comisión de la Policía de Seguridad Aeroportuaria viajó para buscar al represor en la ciudad de Encarnación.
Garré también había hecho gestiones personalmente en otra oportunidad. Fue a fines de 2011, a raíz del hallazgo de Luis Enrique Baraldini, quien había sido jefe de policía de La Pampa durante la última dictadura. Cuando fue encontrado en Bolivia la ministra se comunicó con su par de ese país. Baraldini, un coronel retirado que también participó del alzamiento carapintada encabezado por Mohamed Alí Seineldín, había sido ubicado en Santa Cruz de la Sierra en 2009 vinculado a una banda que atentó contra el gobierno de Evo Morales. Pero no fue arrestado hasta diciembre de 2011.
El listado de prófugos es siempre variable, porque a medida que los juicios vinculados al terrorismo de Estado avanzan, los jueces ordenan nuevas detenciones y algunas de ellas se frustran. Según los últimos datos conocidos de la Unidad Fiscal de Coordinación y Seguimiento de las causas vinculadas con delitos de lesa humanidad, los buscados por la Justicia por estos crímenes suman 62, aunque en esa nómina figuran algunos acusados que fueron encontrados fuera del país y actualmente se está tramitando su extradición.
Lo interesante de los arrestos de 2012 y los primeros meses de 2013 es que se encontraron personas que se habían fugado hace varios años o que habían incluso salido del país antes de la reapertura de las causas contra los represores y luego no pudieron ser hallados. Entre estos casos está el de Sánchez, quien era conocido por sus víctimas de la ESMA como “Chispa”. El represor, detenido en Angra dos Reis por Interpol, participó del operativo en el que se asesinó al escritor Rodolfo Walsh y les contaba a los secuestrados cómo tiraban a sus compañeros al mar. Estaba prófugo desde 2005 y tenía pedido de captura internacional desde 2009. Otro ejemplo es el de Ana María Grimaldos de Vildoza, quien se pudo mantener prófuga durante 24 años. Fue encontrada luego de haber ingresado al país con documentos falsos a partir de un trabajo de investigación que incluyó meses de escuchas telefónicas. El arresto se concretó luego de un allanamiento de un departamento ubicado en Olivos. Ella está imputada por la supresión de estado civil y apropiación de Javier Penino Viñas, junto con su esposo, el represor Vildoza, quien todavía continúa prófugo, y por quien el Ministerio de Justicia ofrece una recompensa de 100 mil pesos. Cuando fue detenida, Grimaldos dijo que era viuda, pero hasta el momento la muerte de Vildoza no pudo ser corroborada, lo que hace pensar que la mujer “mató” a su esposo para desalentar su búsqueda. Vildoza fue uno de los jefes del grupo de tareas de la ESMA. Ambos huyeron del país en 1986, cuando todavía no tenían pedido de captura, para evitar que el niño que se habían apropiado recuperara su identidad, cosa que de todas formas ocurrió en 1998.
Entre otros represores con pedido de captura que todavía no fueron hallados están Juan Carlos Vázquez Sarmiento, Ricardo Luis Von Kyaw, Héctor Schwab, Juan Miguel Wolk y Eduardo Alfonso.
Vázquez Sarmiento es un oficial de la Fuerza Aérea y apropiador de Ezequiel Rochistein, quien recuperó su identidad. Von Kyaw es del Ejército, ex miembro del Destacamento de Inteligencia 101 de La Plata, reconocido por su actuación en el centro clandestino La Cacha y señalado como el entregador de un niño nacido en cautiverio.
Schwab fue funcionario en Tucumán durante la intervención del represor Antonio Domingo Bussi. Teniente coronel retirado y luego empresario del área de la seguridad privada, se convirtió en financista de los grupos que reclaman la libertad de los represores, cuya cara visible es Cecilia Pando. En 2008 lo citó la Justicia tucumana, pero nunca se presentó.
Alfonso, que llegó a secretario general del Ejército durante el gobierno de Fernando de la Rúa, estuvo preso por el asesinato de Domingo García y el secuestro de Beatriz Recchia, que estaba embarazada cuando se la llevaron. La Cámara Federal de San Martín lo liberó y cuando la Cámara de Casación iba a ordenar nuevamente su arresto salió del país vía Uruguay como cualquier hijo de vecino. Está prófugo desde mayo del año pasado. Diez días antes se escapó Wolk, ex jefe del centro clandestino Pozo de Banfield. El represor estaba bajo el régimen de arresto domiciliario. Cuando se lo revocaron y la policía fue a buscarlo para llevarlo a la cárcel de Marcos Paz, no lo encontró. Ellos son parte de la tarea pendiente de la Justicia y las fuerzas de seguridad.
18 de febrero de 2013
17 de febrero de 2013
©página 12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s