Home

[Argentina] [Tiene 17 años y mató en Salta a sus dos hermanos y a la madre. Un triple crimen de familia. El joven confesó ante la policía haberlos matado a mazazos y puñaladas. La masacre ocurrió el domingo, tras lo cual el joven intentó huir a Bolivia, aunque finalmente se presentó en una comisaría para contar lo sucedido. No hay hipótesis sobre el motivo de los homicidios.]

Estaba siendo buscado desde el domingo, cuando desapareció luego de que su familia fuera encontrada masacrada. Tiene 17 años. Ayer se presentó ante la policía y confesó que asesinó a mazazos a su madre y a sus dos hermanos en su casa del barrio Solidaridad, ciudad de Salta. El adolescente, que había intentado fugarse por La Quiaca a Bolivia, está en manos de la Justicia de Menores, que le realizará peritajes psicológicos y psiquiátricos. Hasta anoche no había hipótesis sobre las causas que pudieron haberlo llevado a concretar la masacre.
Al llegar a la mesa de entradas de la policía salteña y ante el personal de guardia, el adolescente reveló que había matado a su madre Elena Chiliguay, de 34 años, y a sus hermanos Matías López, de 12, y Brissia López, de 8, y que quería entregarse.
Otros voceros de la investigación precisaron que el chico les contó a los policías que cerca de las 2 del domingo se despertó, fue a buscar a su madre y la mató a mazazos. Luego, con el mismo elemento, atacó a su hermano pero, como no lo asesinó a golpes, le dio 16 puñaladas y, por último, redujo a su hermana de ocho mazazos.
Tras los homicidios, el adolescente se bañó, se tomó un micro a La Quiaca pero bajó en San Salvador de Jujuy, donde se cortó el pelo y volvió a Salta para presentarse ante la policía.
Ante esta declaración, los agentes llamaron al juez de Instrucción Pablo Farah, que quedó a cargo de la causa, quien dispuso que el adolescente sea trasladado al Centro de Atención de jóvenes en conflicto con la ley penal. Luego, el magistrado se comunicó, a su vez, con la jueza de Menores 2, Silvia Bustos Ralle, con quien acordó citar al adolescente a que declarase ayer, pero su defensor sostuvo que no estaba en condiciones de hacerlo.
Finalmente, el juez Farah se declaró incompetente y la causa pasó a la jueza Bustos Ralle por ser el sospechoso un menor de edad. Los voceros señalaron que al chico se le practicarán una serie de peritajes psicológicos y psiquiátricos.
El joven era intensamente buscado desde las primeras horas del lunes, luego de que su abuela Laura Chiliguay, alertada porque no lograba comunicarse con su hija Elena, llegara a la vivienda familiar del barrio Solidaridad y descubriera lo ocurrido.
“El sábado a la tarde fue la última vez que los vi. Fuimos a comprar los útiles escolares al centro y después me despedí. Ya durante la tarde del domingo, vino un hombre a cobrar el seguro de vida, pero no encontró a nadie, así que me avisó y fui corriendo a tocarle la puerta pero no me atendieron. Me pareció raro porque ella jamás salía sin avisarme, así que miré por la ventana y noté algo extraño dentro de la casa, por lo que di aviso a la policía, y cuando llegaron encontraron los cuerpos tirados”, relató.
Los efectivos de la seccional preservaron la escena hasta que llegaron los miembros del Cuerpo de Investigaciones (CIF), quienes encontraron los cuerpos en el interior de una habitación tirados boca abajo y cubiertos de sangre.
Por otra parte, se supo que el esposo de Helena y padre de los tres jóvenes, Hernán López, trabaja en la localidad de El Calafate, Santa Cruz, donde se desempeña como obrero.
Al respecto, Chiliguay comentó: “Hernán estuvo durante las fiestas de fin de año y antes de irse al sur nuevamente, a fines de enero pasado, hizo edificaciones en la casa”.
Pese a estar visiblemente afectada por el triple crimen, la mujer defendió a su nieto: “Mi nieto tiene una conducta excelente. No es adicto a las drogas ni tampoco tiene amigos. Es más, no tiene malos comportamientos y en el colegio anda bien, sus calificaciones son 9 y 10”.
Fuentes vinculadas con la causa dijeron que la casa se encontraba cerrada con llave y que encontraron dentro de un recipiente con agua ropa manchada de sangre de un talle que podía corresponder al del chico.
De acuerdo con los primeros peritajes, el triple crimen fue cometido entre la noche del sábado y la madrugada del domingo y la causa de muerte fue traumatismo de cráneo y traumatismo encefalocraneano grave.
Los forenses también hallaron restos de semen en el cuerpo de la mujer asesinada, por lo que se realizarán cotejos de ADN para determinar a quién pertenece.
27 de febrero de 2013
©página 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s