Home

[Argentina] [Por las torturas a Amaya y Solari Yrigoyen.]

[Ailín Bullentini] El juicio por las torturas que durante los primeros meses de la última dictadura cívico militar sufrieron en la unidad penitenciaria número 6 de Rawson los dirigentes radicales Hipólito Solari Yrigoyen y Mario Abel Amaya comenzó ayer con la lectura de las acusaciones de los tres imputados. Sólo uno de ellos, el ex funcionario provincial Luis García, habló ante el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia y dijo ser inocente. Entre hoy y mañana declararán ocho testigos, entre los que figura el propio Solari Yrigoyen. Amaya falleció poco después de haber recibido los tormentos, producto de las heridas, en la cárcel de Devoto.
El TOF, presidido por Nora Cabrera de Monella e integrado por Luis Alberto Giménez, Ana María D’Alessio y Joaquín Carlos Ruggero, en calidad de juez sustituto, inició el debate pasadas las 9.30 de ayer en el cine teatro municipal, el mismo espacio en el que se llevó a cabo el juicio por la Masacre de Trelew –y el mismo tribunal–. También comparte con aquel proceso oral a los representantes del Ministerio Público Fiscal, Fernando Gélvez y Horacio Arranz. Luego de la lectura de la elevación a juicio de ambas causas, la defensa de García –quien fue ministro de Gobierno durante la última gestión radical que administró Chubut–, pidió la nulidad de su acusación. El TOF decidió definir la cuestión al momento de la sentencia.
De los tres imputados, sólo García –los otros son el ex titular de la UP 6 Osvaldo Jorge Fano y el ex guardiacárcel Jorge Osvaldo Steding– quiso declarar. Reconoció haber atendido a Amaya en su paso por esa unidad penitenciaria, pero “sólo lo referido a su cuadro asmático”. Hacia el final de la audiencia se incorporó la indagatoria que Fano ofreció durante la instrucción en la causa por los tormentos a Solari Yrigoyen. García afronta una pena máxima de tres años –está acusado de encubrir las torturas–, Fano y Steding, probables condenas de 15 años de cárcel.
El juicio unificó las investigaciones por las torturas sufridas por dos de los más importantes referentes radicales en el ámbito jurídico relacionado a los derechos humanos de la década del ’70 por haberse producido en la misma cárcel, pocos meses después del inicio del último golpe militar argentino. El secuestro de ambos quedó fuera de las causas, ya que fue incluido por la Conadep en los casos juzgados en 1985.
El gobernador de Chubut, Martín Buzzi, presenció la jornada inaugural del primer juicio por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en la provincia. En diálogo con la prensa, calificó a las víctimas –Solari Yrigoyen vive, declarará hoy; Amaya falleció producto de las torturas en 1976 en el penal de Devoto– como “personas emblemáticas que están en la historia pero también en el presente del pueblo chubutense, así que el hecho de poder hacer este juicio en nuestra propia tierra no hace más que seguir profundizando la política de derechos humanos y de justicia”.
20 de marzo de 2013
©página 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s