Home

[Argentina] [La Escuela Media 514 se llamará Madres de la Plaza 25 de Mayo desde mañana. Las Madres que iluminaron una historia. El nombre de la institución de Pasaje Lejarza 5430 fue elegido por los propios alumnos después de un intenso trabajo docente sobre derechos humanos. “Queremos homenajear a esa luchadoras ahora que ellas lo pueden ver”, dicen los chicos.]

[Luis Bastús] Existe una intersección entre la historia de un puñado de madres de desaparecidos que rondan hace 35 años en la plaza 25 de Mayo, y la génesis de una escuela secundaria de barrio que arrancó hace pocos años: ambos colectivos edificaron la identidad propia, sobre la misma marcha de su práctica. El año pasado, alumnos y docentes de este establecimiento del barrio Triángulo eligieron nombrar su institución como “Madres de Plaza 25 de Mayo”. Nada de bronces. “Todo bien con San Martín y los próceres. Pero esto es un homenaje a esas luchadoras, y se lo podemos hacer ahora, ellas lo pueden ver”, distinguió Brian, con la vehemente frescura de la adolescencia.
Será un día especial mañana, desde las 9, en la hasta hoy Escuela Secundaria Orientada Nº 514, en el pasaje Lejarza 5430 (Larrea y Deán Funes). Su comunidad impondrá el nombre que el establecimiento no tenía. Allí esperarán otra vez la visita de algunas de las madres que invisten el homenaje: Chiche Pozzi de Massa, Norma Birri de Vermeulen, Lila Panelo de Forestello, y Herminia Severino. Pero hay otras tantas que quizás no asistan por razones de salud.
Las recibirán 400 adolescentes que asumen con naturaleza que en su joven escuela sea más habitual y necesario hablar sobre derechos humanos que sobre polinomios o conjugación de verbos. Y también la ministra de Educación, Claudia Balagué, que firmó la resolución nº 340, legitimadora del nombre elegido, y el director del Museo de la Memoria, Rubén Chababo, y una orquesta del barrio, y los docentes, y los padres, y los poemas que escribieron los alumnos para ellas, las Madres.
La escuela empezó en 1998, para tomar el 8º y 9º año de la primaria nº 518, emblema del barrio Triángulo desde su señorial fachada que todavía destaca en la esquina de Garay y Larrea. En ese entonces, una categoría curricular llamada EDI (Espacio de Definición Institucional) alimentó el debate docente. “Los chicos viven constantemente cuestiones de discriminación, enfrentan hostilidades ya desde el mero hecho de usar gorrita. Al notar esa cuestión y otras que pasaban en el barrio, desde los EDI armamos una materia en conjunto con todos los profesores para abordar las distintas formas de esa problemática, embarazo precoz, cuidado de la salud. Derechos humanos, en definitiva, y no como algo abstracto sino como un asunto que les concierne todos los días”, definió Guillermo Monsalve, profesor de Historia y uno de los partícipes del proceso gestado.
“Fue un encuentro entre dos historias vinculadas por una construcción común: las Madres y su lucha por la identidad, la propia y la de sus hijos sobre los que nadie hoy se plantea por qué fueron desaparecidos; y la búsqueda de esta escuela que nadie nombraba ni conocía, descubriendo y discutiendo su espacio. Esto no hubiera sido posible sin el trabajo colectivo que nos dimos los docentes sobre derechos humanos”, ponderó Aída Albarrán, la profesora de Lengua que acaba de jubilarse.
En 2008, el gobierno creó 234 nuevas escuelas, fruto del reordenamiento del nivel secundario provincial. Y en la 514 empezaban a considerar la obligación de tener un nombre. La directora Silvia Ghisleri recordó: “Había tanto por hacer que ese tema se disipaba en las reuniones plenarias, hasta que el año pasado pudimos darle forma y a trabajar con los chicos. Desde siempre aquí se trabajó mucho sobre derechos humanos, sobre la dictadura, los golpes de Estado. Por eso el tema se encauzó naturalmente en dos propuestas complementarias: Madres de Plaza 25 de Mayo, y Rodolfo Walsh”.
El nombre se eligió en un comicio con urnas, padrones, fiscales y todo. Ganó la primera moción con 167 votos contra 146 que optaron por el periodista asesinado. Lo importante fue la voluntad de elegir: hubo un solo voto en blanco.
“En una estructura socioeconómica compleja, que no obstante ha mejorado en los últimos años, tratamos de que los alumnos sean buenas personas sobre todo. Y esta experiencia creo que va en ese sentido. Para ellos significa haber participado en una decisión trascendente. El día de mañana recordarán que ellos le pusieron el nombre a la escuela”, valoró Ghisleri.
Todos trabajaron fuerte en la semana para preparar la fiesta de mañana. Cartel nuevo, placa en el ingreso, pancartas, banderas, pañuelos blancos y poemas, muchos y propios, escritos por chicos y chicas nacidos en democracia. “Hay un valor doble en esto -reflexionó Monsalve- porque para nosotros 30 años no es nada, pero para ellos, que tienen 15 o 16, lo que pasaron las Madres en la dictadura podría ser tan lejano como la historia de San Martín. Creo que no lo viven como algo del pasado. Tratamos de que puedan pensarlo en presente”.
El viernes, en el salón de 3º, Brian, Axel, Sacha, Roberto y Rocío repasaron las poesías inspiradas en las Madres. “Todo bien con los próceres -aclararon-, pero esto es un homenaje a ellas, que nuestra escuela se llame como ellas nos llena de orgullo”.
24 de marzo de 2013
©página 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s