Home

[Craig, Alaska, Estados Unidos] [Perro de trineo muere después de pasar una gélida noche a la intemperie. Dorado, que había sido excluido de la carrera de Iditarod, murió después de ser dejado fuera una noche de temperaturas extremadamente bajas.]

[Kim Murphy] El martes activistas animalistas llamaron a presentar cargos penales contra los responsables de la muerte de un perro de trineo que fue dejado a la intemperie una noche de temperaturas extremadamente bajas durante la carrera de Iditarod, Alaska.
La muerte de Dorado, de cinco años, es la primera en cuatro años de la carrera anual de 1.700 kilómetros entre Anchorage y Nome, una agotadora prueba de resistencia en duras condiciones climáticas con tormentas de nieve, hielo y viento más severas del planeta.
El perro de veinticinco kilos había sido excluido de su equipo en la ciudad de Unalakleet y era uno de los cerca de 135 perros excluidos que esperaban ser transportados de regreso a Anchorage. La mayoría de los perros fueron alojados al interior de unos edificios del aeropuerto, pero Dorado era uno de los cerca de 35 perros que quedaron fuera la noche del viernes durante una glacial ventisca de nieve. Las temperaturas bajaron a menos de quince grados Celsius y el viento alcanzó una velocidad de 45 kilómetros por hora.
El perro muerto fue hallado a la mañana siguiente, asfixiado debajo de un montón de nieve. Los organizadores de la carrera dijeron que lo habían visto por última vez a eso de las tres de la mañana.
“Entre esa hora y el día, la ventisca de nieve cubrió a varios perros y Dorado fue hallado muerto”, dijeron los organizadores en una declaración. “Toda la familia de la Iditarod lamenta esta pérdida”.
La organización de protección animal People for the Ethical Treatment of Animals envió el martes una carta al fiscal de distrito en Nome, instándole a presentar cargos criminales bajo las leyes contra la crueldad animal.
“Parece que el dueño del perro y los organizadores de Iditarod, responsables de la seguridad de Dorado, puede ser acusados directamente de la terrible muerte del animal”, dijo la organización.
Un funcionario dijo que será difícil presentar la acusación debido a las excepciones a la ley contra la crueldad animal del estado.
La dueña, Paige Drobny, que gestiona los criaderos de perros de carreras de trineo Squid Acres en Fairbanks, aparentemente confió en los trabajadores de la carrera para que cuidaran al perro y siguió con el resto de su equipo hacia la meta en Nome.
“Dorado había estado bastante tieso en las dos carreras previas y no se movía con tanta fluidez como el resto del equipo, así que ella decidió sacarlo”, dijo en una actualización de la página web del criadero el marido de Drobny, Cody Strathe.
“Pensamos que nuestro perro estaba siendo cuidado”, dijo Strahe, que también es corredor, al Anchorage Daily News. “Esa es la responsabilidad de los organizadores de la carrera. Nosotros, como corredores, confiamos en ellos”.
Strathe dijo que espera que la investigación redunde en mejores protocolos para el cuidado de esos perros.
Con la tardía salida del sol en el extremo norte, el perro en teoría podría haber pasado seis horas sin que nadie lo controlara. Los organizadores de la carrera, que no devolvieron una llamada telefónica, han dicho que una tormenta inesperada hizo que el cuidado de los perros fuera más difícil de lo que habían anticipado, pero que la mayoría debería haber podido resguardarse de forma segura en la ventisca de nieve.
El fiscal de distrito de Nome, John Earthman, dijo a Los Angeles Times que las leyes contra la crueldad animal en Alaska exceptuaban las carreras de perros de trineo.
Cualquier intento de presentar cargos criminales, dijo, exigiría demostrar que alguien fue culpable de negligencia inexcusable.
“Eso quiere decir que no puede ser un accidente. Un accidente no es un delito. La negligencia inexcusable básicamente exige que te comportes de una manera groseramente desviada de lo que harían otras personas razonables bajo similares circunstancias”, dijo.
En toda Alaska los perros de trineo son normalmente dejados fuera incluso en condiciones climáticas extremas, a menudo atados con una corta cadena a una pequeña caseta.
“Para los jurados de Alaska, especialmente en el occidente, el tiempo en invierno puede ser muy, muy frío. Y la práctica local, y esto incluye a los excelentes preparadores de perros de trineo, es que estos perros pasen el invierno a la intemperie”, dijo Earthman. “Estos perros de trineo toleran bien estas condiciones que personas en los otros cuarenta y ocho estados meridionales encontrarían simplemente horrendas”.
Earthman dijo que evaluaría la situación para decidir si se justificaba la presentación de cargos.
28 de marzo de 2013
19 de marzo de 2013
©los angeles times
cc traducción c. lísperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s