Home

[Claudio Lísperguer] [En los años ochenta escribí directamente en holandés, decenas de estos pequeños cuentos cuya extensión no debía exceder los caracteres que admite una postal. Un par de ellos fueron publicados en José Martí-Journaal (2 [8] 1989; 3 [1] 1990; 3 [2] 1990), una revista literaria publicada por ese entonces en Ámsterdam, bajo el título de ‘Geheime correspondentie van een private-eye’ [Correspondencia secreta de un detective privado]. He encontrado sólo algunos cuentos; el resto ha de encontrarse en alguna de las numerosas cajas de mudanza que hemos dejado en el cuarto del esclavo. He traducido al español algunos de estos cuentos.]

1
Nació en una lata de sopa Campbell. Cuando la señora van der Waal abrió la lata, el niño saltó fuera y se presentó cortésmente. Se había caído accidentalmente en la lata. Provenía de una antigua y respetable familia, aunque su madre se había marchado con el ordinario propietario de una rotisería. La señora van der Waal se había caído de la bicicleta y le había brotado un moretón en su mejilla derecha. Él creció rápidamente. Después de lo que la señora van der Waal pensaba que eran cuatro días, él ya había cumplido treinta y dos. La obligó a andar desnuda en la casa. Dado que había muchas pulgas, la obligó a llevar siempre un collar antipulgas. Luego la obligó a ladrar y a andar en cuatro patas. Ella le llevaba en las mañana el diario que arrojaba el cartero en el antejardín. Finalmente, ella se fugó con el lechero. El lechero la amaba de verdad, aunque cuando se duchaba le daba por cantar.

2
La mujer vivía tranquila en la selva hasta que apareció un grupo de cazadores. Los malvados cazaban leones y rinocerontes que luego vendían a zoológicos y casas reales. Con ellos se encontraba una guapa chica, pero no sabía nada de los macabros planes de sus compañeros. Tenía que ponerle fin a la situación. Se disfrazó de San Cristóbal y se apareció por encima de los árboles. Pero los ladrones le dispararon. Se disfrazó de platillo volante, pero a los malvados ni siquiera les llamó la atención. Entonces se disfrazó de mosquito y los picó uno por uno. Poco después se murieron todos de malaria. Ahora podía raptar a la chiquilla para casarse con ella. Pero en la iglesia descubrieron que ella ya estaba casada y la boda fue suspendida. Entró a una librería y compró ‘La historia de la Revolución Francesa’.

3
Cuando era todavía niño, fue raptado en las selvas de Perú por un grupo de caníbales. Sobrevivió porque en 1747 el gobierno había prohibido solemnemente el canibalismo. Para mostrar respeto por la tradición, debía dormir en una cazuela de hierro. Entonces se casó con una antropóloga rubia que los había visitado para hacerles excavar un pozo de agua. En Ámsterdam tuvieron de una sola vez seis hijos. Él formó una banda de músicos y se fue a cantar al Vondelpark. Allá había un enorme lago con un monstruo subterráneo que meaba hacia arriba todo el tiempo. En la cantina había un letrero que anunciaba perritos calientes. Allá cantaron semidesnudos. Cantaban ‘Mona Lisa’ y ‘Those Lazy-Hazy-Crazy Days of Summer’. El público pidió más. Entonces cantaron ‘I can’t get used to sharing you’. Años después se hicieron italianos y abrieron un puesto de shoarma.
4
El rey la llamó. Debía ir a verlo tan pronto como posible. Pidió un taxi. Cuando bajó del taxi, una rata gigante le puso un pañuelo con cloroformo debajo de la nariz. La operación había sido preparada cuidadosamente, pensó. No era el rey el que la había llamado. A las ratas se les había acabado el queso y el rey, después de que las bestias se hubieran comido al príncipe heredero recién nacido, no las quería. Antes les habían apoyado los estadounidenses, pero habían perdido el interés. Los desgraciados habían logrado fabricar ratas de plástico. Como era de esperar, el rey se negó a negociar con ellas. Una rata amargada mató al rey y escapó en medio de la confusión. Pero la capturaron arriba y la transformaron en una muñeca de cera. La pusieron a trabajar como esclava en Madame Tussaud, donde debía predecir el futuro.

5
Vivió diez años como refugiado. Trabajó como chino para ahorrar dinero y finalmente pudo comprar un submarino de la Segunda Guerra Mundial. Formó un pequeño ejército de doce hombres y partió hacia Chile. Vestido de hombre raza amaró en la costa y se declaró el nuevo presidente legítimo. Cuando el Presidente General Comandante en Jefe se enteró de su llegada, huyó hacia los Países Bajos, donde fue admitido como refugiado. Vivió durante mucho tiempo en un gallinero, pero finalmente se ahogó por accidente en un plato de sopa de pollo. El hombre rana se convirtió en Súper Presidente. En todas partes en las ciudades se levantaron estatuas con su figura. Declaró que el nuevo medio de pago oficial serían los billetes del juego Monopolio y obligó a la gente a hacerlos ella misma. Estaban todos felices y se murieron felices poco a poco todos ellos. Pero el hombre rana, que era inmortal, se marchó a Bolivia.

6
Era un mediocre oficinista, pero en el cuarto de hotel le mostró unos convincentes documentos. En realidad, era un potentado, dueño de 365 plantaciones de caña de azúcar en Costa Rica. Había matado por accidente al oficinista, de cuya identidad se había apropiado. No se había dado cuenta nadie. Tuvo que hacerlo porque Hezbolá quería robarle sus millones. Entonces ella se enamoró de él para toda la eternidad. Pero en el Platillo Volante habló más de la cuenta y los malvados se enteraron de dónde vivía. Él se metió en el baño y se cambió de sexo. Posó para Penthouse y en 1989 fue elegida la Chica Penthouse del Año. Se marchó entonces a Tailandia y volvió convertida en hombre. Pero ella se había fugado con un fotógrafo muy viril. Ella decidió contar toda la verdad e invitó a periodistas a una rueda de prensa. Antes de empezar bebió un vaso de agua y se cayó muy muerta.

7
La reina fue atrapada en la cama con el Papa. Un diminuto ratón había visto todo por la cerradura de la puerta y había tomado fotos. El ratón corrió hacia fuera y llamó al rey. Él no podía creer lo que estaba oyendo. El ratón le mandó las fotos y el rey le cedió una villa en Venecia como pago por sus servicios. En Venecia llamó a Dios y le pidió que mandara más ratones. Debían estos parecerse a él en los más mínimos detalles. Dios estuvo de acuerdo. El rey envió un comando israelí para matarlo, pero no lo lograron porque ya había muchos ratones iguales a él. Condenó al Papa a trabajar como pepino podrido y los puso entre los otros pepinos en su tienda en la planta baja del palacio. La reina infiel fue metida en el horno de su panadería y salió convertida en una pequeñísima burra. A partir de entonces, debía recoger las migas del suelo y llevarlas a la cocina. Allá el rey alimentaría con las migas a los patos.

8
Voló hacia el segundo piso de la Torre Eiffel y se encontró con el famoso Pingüino. Este llevaba amarrados al cuerpo dos enormes bloques de hielo: uno en su espalda, y el otro en el pecho. Pero no tenía ni un centavo y el hielo se derritió. Tenía una propuesta. Imitaba a Brenda Lee y podía actuar en cualquier parte. Al Pingüino no le pareció una buena idea. Cogió una silla y trató de arrojarlo por sobre la baranda. Entonces apareció la policía y se lo llevaron preso, esposado. Más tarde lo trasladaron a otro lugar. Un hombre con peluca lo acusó de espionaje. Él acusó al hombre con peluca de adulterio. Un hombre de uniforme azul le pegó con una porra en la cabeza. Allá le creció un bulto. Le quitó al hombre su peluca. Entonces se descubrió que era el mismo Pingüino. Lo apuntó con su lanzallamas y el malo se derritió ahí mismo delante de todos.

9
Recién ahora me siento suficientemente tranquilo como para escribir. Ayer viajé a Roma en avión, pero este estalló poco después del despegue. Soy el único que sobrevivió la catástrofe. Esto se lo debo seguramente a la conchita del dios Neptuno que recibí de ti. Aquí en Ámsterdam hay un enorme edificio, que se parece a una torta de novia. En su interior se ocultaba un gran número de árabes, asiáticos, africanos e indios. Fueron secuestrados hace muchos años, y embalsamados. Descubrí que el ministro de Asuntos Exteriores está implicado en el tráfico de especímenes exóticos. El ex ministro Pronk es el cerebro de los secuestros. No quiero que te inquietes, pero uno de los árabes es tu primer marido, el dueño de la tienda de jabones alemanes. Pronto te enviaré una foto de él.

10
Ayer me topé con Poison Girl en el Rum Runners. Cuando me vio, trepó rápidamente una palma y se negó a seguir cantando mientras yo estuviera allí. Fuera me encontré con una mujer que me consiguió una cita con Dios. Se ve muy diferente a como me lo había imaginado. Llevaba un pantalón corto de cuero negro muy apretado y en su mano mostraba un látigo falso. Parece que el rumor de la invasión de los patos extraterrestres gigantes es verdad. Debo viajar directamente a Marte con el disquete con los datos genéticos de la humanidad. Según Dios, los patos no se quedarán por mucho tiempo, pero quiere protegerme en ese planeta hasta que pase todo. Si vuelvo y no hay nadie, debo leer ese disquete. Entonces volveremos a poblar la Tierra y yo seré uno de los elegidos. Me dio una foto y tuve que pagarle un euro.

11
Hace unos días me encontré con tu novio. Estaba en la calle y no tenía dónde caerse muerto. Se cercenó la pierna derecha. La pierna que era de Madonna, que había comprado por millones de pesos. Ahora sólo pedía cien euros. Con el dinero compró una caja de cartón, grande, y le hizo un agujero en el medio. Las mujeres podían mirar por el agujero, a cambio de veinticinco centavos. Detrás del agujero se veía a su pene hablando tranquilamente con una diminuta versión de Frank Sinatra. El pene aseguraba que la ópera Carmen reflejaba fielmente la mentalidad ibérica. Frank no estaba de acuerdo. Tenía en el bolsillo una enorme cantidad de argumentos. La conversación asustó a las mujeres. Tu novio le pidió al pene que cantara algunas canciones. Cantaba bien y Frank hizo el coro: “¡dubidú, dubidú!” Pese a todo no pudo llamar la atención de la gente. Vendió a Frankie y se compró un catalejo más grande. Tu novio se instaló en Leidseplein y pedía un euro por mirar. La gente podía mirar la Luna.

12
Me persiguen los ogros y te escribo a toda velocidad. Fui al club de ajedrez y me encontré con Doris Day, que me pidió en matrimonio. Nos casamos ayer en la iglesia El Papagayo. Los combatientes de Hezbolá nos enviaron una pequeña copia, viva, de Boudewijn Buch, que nos echó a perder la boda con un largo y absurdo cuento sobre una biblioteca desconocida en algún lugar en Estados Unidos. Creo que el rey blanco de Doris me ha traicionado. Le había dado un golpe en la cabeza, por accidente, con mi caballo. Se puso furioso y juró que se vengaría. Doris está preocupada. Hace días que estoy escondido encima del armario porque tengo miedo de que me atrapen los ogros. Buch también se había encaramado aquí, pero le di una sobredosis. DD se quiere divorciar.

13
Recién ayer volví de México. Allá hablaba con el agregado francés cuando me secuestró un grupo de nazis enanos. Los nazis viven en un volcán. Uno de los enanos me metió en una cazuela de hierro, pero luego se pusieron a beber y se olvidaron de que yo era el plato principal. Salí silenciosamente y tomé el primer avión de regreso. No creo que vuelva a visitar ese país. El avión en que viajaba explotó encima de Inglaterra y aterricé en una palmera. Pensaba que me había salvado, pero rodeando el árbol había no menos de doscientas hienas. Me preparé para un salto gigante y caí en una caverna en la montaña donde encontré a Dolores del Río, que había sido secuestrada por unos patos malos. Arrojé una granada en el cuarto de los malvados. Dolores se quiere casar. Hemos comprado un pequeño Cessna para volver.

14
Finalmente descubrí el destino de mi hermano. Hace años fue sorprendido metiéndose una raya de coca. Le cerraron la consulta y no pudo seguir tratando a sus pacientes trastornados. Todos tenían sueños húmedos en los que coqueteaban con camellos. Emigró a las selvas de Colombia donde fue adoptado por una tribu de indios salvajes. Ahí escribió su famosa ‘Interpretación de los sueños’, que fue publicado por el Summer Institute of Linguistic en varias lenguas nativas. Pronto fue declarado Mago Súper Poderoso. Luego de la introducción de los jíbaros, comenzó a jugar pingpong y le compró a los sandinistas la cabeza de Somoza para jugar con ella. El servicio de protección animal le puso fin al asunto. Después de viajar por el mundo volvió a Colombia donde se hizo declarar Dios Extraterrestre Súper Todopoderoso y Omnisciente.

15
Ahora vivo bajo tierra en una pequeña casa en la Tuinstraat. Es agradable, pero mi casera me obliga a vestirme de hombre rana. Está convencida de que seres extraterrestres dejarán caer sobre la Tierra gigantescos patos antropófagos. Me deja salir de vez en vez. Humphrey Bogart vive a la vuelta de la esquina. Pero Humpphrey es malo. Ayer cogió un bate y me persiguió gritando: “¡I am mad about that! ¡I am mad about that!” Chocó con un cocinero griego y este le pegó hasta que se cansó. El cocinero lo convirtió entonces en su esclavo. Ahora trabaja como camarero en un restaurante japonés en el Weteringschans. Mi casera estaba furiosa porque volví tarde. Como castigo tuve que bailar arriba de la mesa con el hula hula. Me sentí realmente humillado. Traté de llamar a mamá, pero descubrí que el monstruo había tapado con chicle el enchufe.

16
Ayer vine a Ámsterdam y fui a comer al restaurante De Goede Smaak. El edificio está a punto de derrumbarse y por eso el dueño contrató a un grupo de negros para que sostengan la casona. Entré a otra tienda y me encontré con una mujer desnuda. Me mostró su chocho y me hizo todo tipo de gestos incomprensibles con su lengua. Me indicó otra habitación donde volvió a hacer lo mismo y me pidió que me bajara los pantalones. Entonces se abrió el techo y cayó un dinosaurio sobre ella. Murió instantáneamente. Montado encima del dinosaurio había un hombrecito que ordenó al animal que me disparara fuego con su lengua. Me asusté mucho y me metí a otra tienda. Allí una chiquilla me atacó con unas tijeras. Ahora estoy prácticamente sin pelos. Creo que el hombrecito encima del dinosaurio es John Weismuller, que me odia. Ahora estoy alojando con amigos.
lísperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s