Home

[Claudio Lísperguer] [Pieza leída en un bar, con gran afluencia de público. Publicada en la revista Pasaje 49 (Ámsterdam, Países Bajos), verano de 1995.]

Personajes:
ISOLDA
JUANA DE ARCO
MONJE
REINA DE LA ATLÁNTIDA
ÁRABE I
ÁRABE II
CORO

Otros:
CARDENAL
DIOS
PIRATA
ÁRABES
EMIR
SULTÁN
SIR LAWRENCE DE ARABIA
ROMMEL
IDI AMIN DADA
ALADINO
ANÍBAL
BURROUGHS
GADDAFI
SIMBAD EL MARINO
VICARIO
CABRA

Paisaje desértico, wagneriano, operístico. ISOLDA y JUANA DE ARCO vestirán como pajes renacentistas o, alternativamente, como brujas griegas. MONJE como monje benedictino. REINA DE LA ATLÁNTIDA como Cleopatra, pero con elementos modernos. VICARIO como gánster. ÁRABES como árabes. El CORO estará compuesto por look alikes de Elvis Presley.
ISOLDA y JUANA DE ARCO en un balcón que da sobre unas dunas. A los pies del balcón, el CORO.

CORO
Historia vamos contar,
¡pelos de punta parar!,
sob un santo religioso,
que non quería follar.

JUANA DE ARCO
Pero, no, nada en absoluto,
nada, pero nada de eso,
simplemente habíale el amor
resquebrajado movido seso.

CORO
Comenzad ya de una vez
nosas hermanas do caridad,
non quel público prefiérade
de recorrer ir la ciudad.

TODOS
¡Ale, ale, ale,
vamos a por lo nuestro,
caviar, champaña, moza,
a gozar con queste entuerto.

ISOLDA
Viejo monje benedictino,
gordo com tonel,
ciego, desesperado,
esconderse ha en burdel.

JUANA DE ARCO
¡Te equivocas, insaciable,
y ofendes al Señor,
el monje aqueste fue a convento
a follarse al señor prior!

ISOLDA
El vicio os consume,
corroe vostra alma podrida:
o monje y o superior
se amaban ya de por vida.
Criáronse que han
a misma teta mamando:
a madre es de por vida
tal a cocina o cilantro.

CORO
¡Y era, oh, un sano amor!
¿O cardenal mandó enclaustrar,
para evitarse bochorno,
en diminuta celda do convento
queste monje benedictino?

JUANA DE ARCO
Entregados a la vida,
a os quesos, a buen vino,
pronto la ensotanada pareja
noticia fue vespertino.

ISOLDA
Como mujer dol hospicio
asolaba aquel lugar,
raptando os chiquilines
por llevárselos en solar.

JUANA DE ARCO
Loco de celos el cardenal,
a los dos hizo encerrar
en la celda della torre
del convento que da al mar.

ISOLDA
De pronto una alada figura
sombras proyecta sobre muro,
larga cuerda asoma
simulando ser un burro.
A rescatalle de prisión
vino un ángel enviado,
ca o Papa dell Vaticano
do monjil hase prendado.

CORO
Grande brinco pone
a cuerda dando agarrone.
¡Allá va, allá va,
nuestro monje volador!
¡En cada manga un jamón
y un juego de tocador!

JUANA DE ARCO
Mas, oh, gran desgracia,
vientos, justicia divina,
fugitivo, ángel et jamón
de bruces dan en piscina.

CORO
El mar, quiéredes decir.

ISOLDA
Era a forma do falar.
De la mar embravecida
o ángel non ha de emerger
ca durante o breve vuelo
el jamón se dio en comer.

JUANA DE ARCO
¡Dios nunca los suyos abandona;
ca gravísimos pecados condona!

ISOLDA
Sentado en trono
junto a Virgen fumando porro,
oye el buen Dios los gritos
del monje que está dos morros.

JUANA DE ARCO
Hinchando los carrillos
con el suyo pelo despeinado,
sopla el buen Dios
un viento que es don tornado.
Apóstase tras velero
de calavera bandera;
ignorábalo todo Él
o bote pirata era.

ISOLDA
Negra se hace la mar,
altas, atormentadas las olas,
los rayos quiebran la noche,
aúllan las cacerolas.

CORO
¡Llegado que ha el bergantín,
a él se encima nuestro monjín!

MONJE
Señor mío, pirata,
gracias por la cortesía,
aquí jamón, aquí culito
que rindo a su Señoría.

JUANA DE ARCO
O noble corsario empero,
azotes le ha de dar;
su pata de palo luego
como dildo ha de usar.

ISOLDA
¡Triste destino del monje,
solo, abandonado a la mar:
en una balsa de palitos
al negra África va en dar!

JUANA DE ARCO
Ni bien desembarcado,
bajo sol ardiente, tenebroso,
un emir lo compra esclavo
y lo mete nul calabozo.

ISOLDA
A pan y agua le tiene
cuarenta y cuatro semanas;
o emir obligádole ha
a sustentarse de ranas.

CORO
¿Y quebrole la voluntad
a questa sacra potestad?

ISOLDA
¡Claro está!

JUANA DE ARCO
Las noches del poblado
con gran alarde divierte:
bailando desnudo, et peluca,
la turca danza del vientre.

CORO
¿Diente con diente da,
de tanto frío que ha?

ISOLDA
El corazón del emir
resopla con la emoción,
hasta el tuétano enamorado,
compónele bella canción.

CORO
¡Viva ol monje volador
y su juego de tocador!

ISOLDA
Grandes cejas pintose
en la suya redonda cara,
pistolón en mano gritaba:
¡La raja la vendo cara!

CORO
¡Doña Isolda, doña Isolda,
no mostréis tan mala saña!

JUANA DE ARCO
Se creía cual doncella
por vil emir profanada,
huyendo de lascivo padre
que a la noche la buscaba.

MONJE/ISOLDA
¡A mí, monjes del planeta!,
diz las cabezas cercenaba,
de tales infieles moros
que su honor amenazaban.

JUANA DE ARCO
Hízose un viento ratón
que a barullo puso fin,
pudiendo el señor emir
proseguir con su festín.

ISOLDA
Helo otra vez conspirando,
rotundo haciéndose el muerto;
enterrádole le han
en las arenas do puerto.
En cayendo la noche espesa,
monje: ¿cómo salir do entuerto?
Al primer toque do responso
húyese hacia el desierto.

CORO
Gran tormenta se avecina.
¡O buen Dios en la cocina!
¿Llamado no ha el emir
a su esposa la sultana,
encareciéndole as misión
de quitalle la sotana?

JUANA DE ARCO
La arena le cubre los olhos,
los labios, las orelhas,
la nariz, la frente,
el monje questa doncella.

ISOLDA
Rescatado que lo han
de tan siniestra tormenta,
dos caballeros árabes
le alimentan té de menta.

ÁRABE I
En tal y tal montaña,
a dos leguas de aquí,
gran caverna se trova
diz Salón del Marroquí.

ÁRABE II
Holgada que está
de grandes signos fenicios,
que atestiguan que la tierra
de hecho tuvo otro inicio.

MONJE
Habiéredes me llevar
a tan ilustre campaña:
ca siempre sospecha tuve
que Dios grande patraña.

JUANA DE ARCO
Nada de pleistoceno,
ni pterodáctilos, ni monos,
ni herbívoros dinosaurios,
ni multo cabalhos nonos.

ISOLDA
Gran civilización,
del espacio provenir.
Quedáronse en la gran mar
a esperar el porvenir.

JUANA DE ARCO
Quizá de luna venían,
en cohetes arriba montados;
nuclear energía sua contributio
a extinció dos pescados.

ISOLDA
Rey das africanas tierras
guerra quiere dar
para la mar nuevamente
de pececitos poblar.

JUANA DE ARCO
Empero enamoradizo sultán
prendado queda del rey la filla,
mas como atlántidos negaren
a la mar echa en guerra una flotilla.

ISOLDA
Explosiones por doquier,
princesa enamorada,
fenicios bombas tirar
dejando grande cagada.

CORO
Ahí va, ahí va,
ya se hunde en el siniestro
la Atlántida sociedad
la mar haciendo un desierto.

JUANA DE ARCO
Un solo oasis queda
en el cor della África, oculto,
donde reinan las amazonas
dedicadas al falo culto.

ISOLDA
Y hélole que ha en la caverna,
árabe le enciende pasto,
la humareda envuélvelo todo,
dejándole rey de bastos.

JUANA DE ARCO
Taponea o malo árabe
con ramas de gruta la ventana;
fétida humareda empuja
de nefasta marihuana.

MONJE
¡A mí, que con drogas me seducen,
la risa ya no la aguanto;
apretadme los pezones,
que he de morir de espanto.

CORO
Por los fumos colocadillo
púsose a falar tal loquillo.

MONJE
Mas, ¿cuánto ha que pasó
la larga pasada semana?
¿Por qué insiste en falarme
esta parlante sotana?
¿Verdad será que la mar
de ríos do mundo se alimenta,
que los muertos pararse han
en espolvoreándoles pimienta?
¿Y cómo que a tierra
tan lejos se ve,
si acaso tan siquiera
elevádome en coelo he?

ISOLDA
La risa sobresaltole.
Rebotando en su sotana,
espoloneando raudo camello
dar fue o harén de sultana
.
CORO
¿Aquesta que os
malos árabes envió
para llevale a gruta
que nadie jamás non vio?

JUANA DE ARCO
Questa gorda dama bigotuda
envióle eunuco mayordomo
con perentoria orden
de ofrecelle oro y romo.

ISOLDA
Trasladósele a una celda
con grandes aires do mazmorra,
donde cautivo diz le tuvo
la fémina, infame zorra.

MONJE
¡Pero, quién es usted, señora!

REINA
¡De la Atlántida la reina!

MONJE
¡Más bien parece una zorra!

CORO
¡Oh, oh, hanle de azotar,
para enseñalle a falar!

ISOLDA/JUANA DE ARCO
¡Pero no, pero no!

CORO
¿No era o marqués do consola?

REINA
Ay, señor, heme holgada
de tal escritor recibir,
¿non vos acaso autor
del arte del mal vivir?

MONJE
¡El mismo, el mismo!

CORO
Nuestro monje vocifera,
convencido el infeliz
de ansí evitar a perrera.

MONJE
Calamidades mult grandes,
socials trastorns, o invento do neón,
disolució das familias,
¡mesmo de conventos cerrazón!

CORO
¿Palpitábale agitado
le roso corazón:
pom, pom, pom?

REINA
Amor mío, amor mío,
al fin doy con usted,
a la madrugada le espero
en el fondo do toilet.

MONJE
¡Ay, ay, libradme,
libradme desta prueba:
te daré, doy fe,
trocito la mía breba!

CORO
¿Mas a quién pedía tal cosa
queste monje mal habido?

ISOLDA/JUANA DE ARCO
Ah, seguro que ser ha sido
a eunucos trop desabridos.

CORO
¿Mas cómo enteródese la mora
da existencia da escritora?

ISOLDA/JUANA DE ARCO
La sultana habiérede…

TODOS
¡Par Dieu!

ISOLDA/JUANA DE ARCO
O corrello electrónico…

TODOS
¡Mon Dieu!

ISOLDA
La atlántida enamorada,
castillo le ha de poner
rodeado de marismas,
gigantesco necesaire.

JUANA DE ARCO
La corte comenzaba,
bandejas van y vienen,
manjares, doncellas,
pero monje nada quiere.

CORO
Whiskey, wodka, ginebra,
manzanas, dulces melones,
Chanel, Christian Dior,
¡de látex os seus calzones!

ISOLDA/JUANA DE ARCO
¿Oh, palpitábale agitado
le roso corazón:
pom, pom, pom?

CORO
Corceles, videos,
películas, ostras,
non caso ha:
o monje non enrostra.

MONJE
Oh, Señor mío,
que en cielo estás,
libradme de tentación,
que el Mal me ha.

TODOS
¡Y quiérede escapar!

CORO
Mas señora princesa
abierto la puerta ha.

ISOLDA
Imaginaos la intriga.
Monje va de puntillas.

CORO
Barriguita pum, pum, pum,
¿contra muros y pasillos?

JUANA DE ARCO
Sigiloso abandona,
por las sombras protegido,
la sua jaula de oro
a sultana dar merecido.

ISOLDA
Pero saltado que ha
pozo de cocodrilos,
pirañas renacentistas,
el alma quedole en vilo.

JUANA DE ARCO
Hela ahí la marrana
dechado de pundonor,
entregando a legionario
esencia de morisco honor.

CORO
¡Dale, dale,
más, más, más!
¡Por delante,
por detrás!

MONJE
Pero, cómo, destino mío,
frívola la mía princesa,
¿non que haciéndole está
una famosa francesa?

CORO
Oh, cor mío,
ahora vuelta se da.

JUANA DE ARCO
¡No digas nada, no digas nada,
a boca has de cerrar:
el resto muy quedamente
lo poso imaginar!

ISOLDA
Mas, de pronto, de los infiernos
visión, princesa araña se torna,
y de un solo mordiscón
trocitos soldat tira en redonda.

JUANA DE ARCO
Ah, ah, reina caníbal,
cruel destino merecéis;
quienes el cor os entregan
habéis de trozar en seis.

CORO
¡Pierna la una,
pierna la dos,
brazo el uno,
brazo el dos,
cabeza la única
y el pijarrón!

ISOLDA
Como cual araña reina,
en follando ha de matar;
alimentar ha las larvas
que ella non quis abortar.

CORO
¿Gritole, quizá,
oh, infiel marrana?
¿Olvidósele quizá
que so Dios tiene romana?

TODOS
¡No, no, mudo queríase estar
por terso pellejo salvar!

JUANA DE ARCO
El grito saliole lento,
malherido el corazón;
mas no podía avanzar:
trabádosele había le calzón.

MONJE
¡Auxilio, auxilio,
volvedme al mi aposento,
questa cruel dama caníbal
usarme quer de alimento!

REINA
¡No saldrás de aquí,
sino hasta darme contento:
ingrato monje panzón,
no sabéis lo que yo siento!

CORO
¡No todos han de morir,
quienes a la reina placen,
que aquellos que dan placer
en la alacena yacen!

MONJE
¡Qué decís, madre mía,
cuál alacena es tu gloria:
quiérome fullir deste lare
y no morir en la noria!

REINA
Habidos en la alacena
esperan la eterna vida,
metidos en botellones
que vienen de extraña vía.
Nuestros padres del espacio,
orden han dado por sí:
Guardaos vos dos monjes
que carecen de sisí.
Si me complacéis,
al armario has de dar,
en remojo has de esperar
el día do juicio final.

CORO
¿La eterna vida promete
por darse gusto nel queque?

REINA
Los ángeles llegados,
el botellón abriré;
con vostra alma, sedienta,
al espacio migraré.

MONJE
Vade retro, saturnina,
no lo quiera a madre mía,
siendo de dama virgen
llegar quiero a fin da vida.

ISOLDA
Feroz, las cejas enarcando,
abre la reina puerta prohibida:
héla ahí una larga galería
de ilustres señores de baba caída.

JUANA DE ARCO
¿Y esto qué es?, preguntole.
Diz os señores dos quien hablé:
el día de San Pancracio,
a questa vida volveré.

REINA
No temáis, monje frivolón,
los ángeles están por llegar;
la eterna vida nos traen
para infinito jolgar.

MONJE
¡Non, non, mil veces non!

CORO
¡Insensato, condenaos si ben queréis,
pasar a vida en zurciendo molto jerséis!

ISOLDA/JUANA DE ARCO
En frascos reductos a feto tamaño
viérede feroz galería
dos más ilustres del mundo
posando jívaramente nas estanterías.
Aqueste Sir Lawrence de Arabia,
Rommel, Idi Amin Dada, Aladino;
aqueste Aníbal, Burroughs, Gaddafi,
e queste acullá o Simbad el marino.

CORO
¿Habiéronle puesto quizá,
ácido lisérgico en la mermelá?

JUANA DE ARCO
¡Pero, no; pero, no:
o monje a grandes gritos se da!

ISOLDA
Despechada, llena de odio,
la princesa planea venganza.
Reino promete a negro tontón:
¡Pero poner le has a mordaza!

JUANA DE ARCO
El monje trabado había
amistad con biblioteca,
donde pasaba los días
leyendo sob os aztecas.

CORO
Em punta das pirámides
os malignos sacrificios;
cabezas rodando van
con ocasión de solsticios.
¿Es que ciencia por doquier,
historia do nunca acabar,
hubiérede secreto motivo
para aparear con el Mal?
¡Ay, ay, cómo palpita o cor!

ISOLDA
Hélole allí que ya va
al aposento queste dormir,
sin saber o pobre monje
que ahí habrá de morir.

JUANA DE ARCO
Artero entró vicario malo,
ocultóse tras las cortinas:
cuando profundo monje dormía
clavole daga en la suya puatrina.

VICARIO
Hete quí yo que te he matado,
por orden de la sultana,
rápido, rápido, muere,
que poner me he tu sotana.

ISOLDA
¡Órdenes ha dado ya,
de la follar enseguida!
Atisban cocodrilos et pirañas
la cabeza muy erguida.

CORO
¡Claro, faltaba más,
o negro e o Fantomás!

JUANA DE ARCO
Trucidado que lo ha,
disfrazado huye el soldado,
ocultar ha su traición
con los suyos diez ducados.
A medianoche, a luna llena,
a ululando zorros y lobos,
arrástrase lenta el alma
o monje por so los codos.

ISOLDA
Cual manta, sábana, edredón,
blanco como el temor,
corre por atlándido palacio
el alma do monje cual tambor.

CORO
¡Pom, pom, pom,
pom, pom, pom!

JUANA DE ARCO
Pavor le entra a la reina,
que asomada está a ventana;
cae dol pavor, dos cabeza,
en el pozo mesma sultana.

ISOLDA
Soldado a Libia logró,
donde questa historia tremebunda
a doctas santas monjas
temblando que ha diz contó.

JUANA DE ARCO
Y o emir despechado
al negro soldado diz azotar
con una cuerda de miles
de fojas do bem rasurar.

TODOS
Hélo, pues, aquí el desenlace
del andar do monje lascivo;
queste que Dios buen padre
reencarnar haría tal chivo.

JUANA DE ARCO
Recordando la vida pasada,
bestiol multo vindictivo,
todo vegetales dolt oasis come,
dejándolo estéril, non productivo.

ISOLDA
A emir los cuernos
clava en el trasero;
da traspiés cayendo
de cabeza en un caldero.

JUANA DE ARCO
Quemóse que habido ha,
palacio o mala sultana,
su imperio desparece
en men de una semana.

CORO
¡Oh, oh, destino!

TODOS
¡Aprended, mortales,
de tierno cor:
cómo o desenfreno matar pode
o sustento da razón!

CORO
¿Pom, pom, pom?

TELÓN

Nota 1. ‘La reina de la Atlántida’ está basada en la película ‘L’Atlantide’ (1921), de Jacques Feyder.
Nota 2. Los personajes, en gran parte intercambiables, se comunican, como se advertirá, en una parodia de español antiguo, pero agregando rasgos de subnormalidad y demencia. Los personajes son obscenos, al mismo tiempo que fríos e indiferentes; gesticuladores y exagerados, pero con control de sí mismos. Mientras ISOLDA y JUANA DE ARCO narran la historia, ésta debe ser representada (cuando sea conveniente) al mismo tiempo en el escenario, recurriendo a técnicas de cómics en lo que se refiere a la iluminación. Debe tenerse en cuenta, además, que la pieza usa profusa y enfáticamente códigos circenses.
lísperguer
[Imagen viene del blog Chicharroneses].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s