Home

[Berlín, Alemania] [El mayor juicio vinculado con el tema en Alemania desde 1945. Beate Zschäpe, la cabecilla, y otros cuatro están acusados en Alemania de complicidad en los peores actos de violencia neonazi desde la Segunda Guerra Mundial, incluyendo el asesinato de ocho turcos, un griego y una mujer policía.]

[Tony Paterson] A los cuatro hombres y la mujer acusados en el mayor juicio relacionado al nazismo desde 1945, les será difícil distanciarse de la ideología racista detrás de la sarta de asesinatos de los que están acusados: cuando aparezcan en la fuertemente custodiada sala del tribunal el lunes, algunos tendrán el credo de la xenofobia grabada indeleblemente en su piel.
“Die Jew Die” son las palabras tatuadas en el estómago de Adré Eminger. En su pierna, el alemán del Este de 33 años también tiene un tatuaje con tres esvásticas negras. La cara del héroe de culto nazi Horst Wessel está tatuada en su pecho, y la imagen de un soldado alemán de la Segunda Guerra Mundial adorna su brazo. Con Beate Zschäpe, de 38 años, la cabecilla, Eminger y los otros tres están acusados de complicidad en los peores actos de violencia neonazi en Alemania desde la Segunda Guerra Mundial. Incluyen el asesinato de ocho turcos, un griego y una mujer policía, y dos ataques con bombas que causaron terribles heridas de las que muchas de las víctimas no se recuperarán.
“Su motivo era inquietar a los ciudadanos de origen extranjero con la esperanza de que comenzaran a irse de Alemania por temor a su propia seguridad” es como Harald Range, el jefe fiscal del Estado encargado de recoger evidencia en el caso, explica el trasfondo de los asesinatos. Las víctimas eran casi todas inmigrantes dueños de negocios, a quienes se les disparó en la cara o a un lado de la cabeza sin ninguna advertencia y a quemarropa. En un caso, un comerciante turco fue seriamente herido cuando una bomba con clavos en una caja de tortas explotó en su cara. Otra bomba con clavos fue tirada en una calle llena de gente del mercado de Colonia e hirió a docenas de personas.
El caso ha provocado escándalo e indignación en Alemania, especialmente dentro de la comunidad de tres millones de inmigrantes turcos, principalmente porque durante casi una década los asesinatos no fueron resueltos. En lugar de inspeccionar la posibilidad de que los neonazis estuvieran detrás de los ataques, la policía afirmaba que los responsables eran los “islámicos” o la “mafia”. La ineficiencia de la policía y de los servicios de inteligencia para resolver el caso instó al jefe de la comunidad turca en Alemania a acusar a ambos por racismo institucionalizado.
El año pasado, el jefe de la inteligencia alemana se vio obligado a renunciar en un tardío reconocimiento del escandaloso fracaso de sus oficiales para rastrear a los autores durante tanto tiempo. Los asesinos finalmente e involuntariamente fueron descubiertos hace 18 meses, más de una década después de que lanzaran su campaña de asesinatos racistas. En noviembre de 2011, la policía fue llamada para investigar un robo bancario en la ciudad de Eisenach de Alemania occidental. Siguieron un rastro que los llevó a un trailer incendiado. Adentro estaban los cuerpos quemados de Uwe Mundlos y Uwe Boehnhardt, quienes junto con Zschäpe fundaron la organización terrorista neonazi National Socialist Underground, o NSU, a mediados de los ’90.
El trío entró en la clandestinidad en 1998 para escapar de las pesquisas. Advirtiendo que la policía los había ubicado, Mundlos y Boehnhardt se quitaron la vida. Al conocer la noticia, Zschäpe incendió el departamento que compartía con los dos hombres en la ciudad de Alemania oriental de Zwickau y huyó. Cuatro días más tarde se entregó a la policía. Mientras, los investigadores habían encontrado una pistola Ceska 83 utilizada para llevar a cabo los asesinatos antiinmigrantes, en los restos incendiados del trailer. El arma asesina no fue su único descubrimiento: también encontraron un macabro DVD que mostraba a las víctimas de NSU bañadas en sangre. Un dibujo animado de la Pantera Rosa recuenta los asesinatos en el video. La banda nunca había reclamado la autoría de alguno de sus asesinatos. Zschäpe, que había sido idealizada por el asesino serial masivo noruego Anders Behring Breivik, en el único miembro sobreviviente de NSU.
4 de mayo de 2013
©The Independent
©página 12
traducción: Celita Doyhambéhère.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s