Home

[Rosario, Argentina] [La policía santafesina disparó con plomo y provocó tres heridos.]

[José Maggi] El desalojo del predio que pertenece a la obra de la hermana María Jordán, en el barrio Empalme Graneros, en el noroeste rosarino, resultó con al menos tres heridos de balas de plomo, disparadas por la propia policía. La denuncia fue realizada ayer por familiares de las personas baleadas, acompañadas por el diputado Eduardo Toniolli, presidente de la Comisión de Derechos y Garantías. “Es gravísimo e inaceptable que la represión de un conflicto social se haga con armas letales”, aseguró el legislador luego de reunirse con el fiscal de Cámara Guillermo Camporini.
Toniolli relató que el domingo a la mañana recibió “una denuncia anónima que señalaba que había dos internados en el Hospital Centenario con perdigones de plomo, producto del desalojo del día anterior”.
La información fue confirmada por la directora del Centenario, Isabela Ceola, quien el sábado por la noche entregó a la División Judiciales de la UR II las dos municiones de plomo. Un dato curioso es que este centro asistencial recibió numerosas llamadas de la Comisaría 20ª –responsable del operativo– para tratar de recuperar los plomos, que habían sido extraídos de dos jóvenes: Nicolás Juncos, de 17 años, a quien le ingresó por la espalda y quedó alojado en su vientre, y Cristian Carmel, a quien le impactó en la muñeca derecha.
Marcelina Juncos, tía de Nicolás, estuvo ante el fiscal Guillermo Corbella, y allí relató: “Mi sobrino recibió un disparo de la policía en la espalda, el chico no estuvo en la toma del terreno. Nosotros estábamos a unos treinta metros del lugar donde estaba mi sobrino cartoneando. La policía llegó el viernes a la noche y reprimió, y después el sábado a la mañana llegaron más refuerzos, y reprimieron peor”.
Cristian Carmel relató desde su cama en el Centenario que “eran las nueve de la mañana y estaba pasando por el terreno para ir a hacer unas compras, cuando la policía empezó a tirar para todos lados. Un tiro me pegó en el brazo, acá en la muñeca, así que me lavé el brazo con agua, me pasé alcohol y me vine al hospital en colectivo”.
En la cama de al lado, Nicolás Juncos relató que “estaba juntando cartones para vender en la esquina del terreno, cuando comenzaron a tirar”. Como si hiciera falta, el joven aclara que no estaba participando de la toma del predio.
El tercer lesionado es Antonio Olmos, un verdulero del barrio. Recibió un disparo de plomo en el pie derecho y fue atendido en el Hospital Alberdi. “Estaba saliendo de mi casa, soy vecino del terreno tomado, y como había tanto lío me tuve que parar con el auto y me bajé. Al ratito siento que disparan un arma, y me dieron en el pie derecho, me pegó en el dedo gordo y la bala nueve milímetros me provocó una quebradura en el pie y me quedó alojado el plomo adentro. Como no había un traumatólogo en el Alberdi me ofrecieron llevarme al Baigorria, pero como no había ambulancia para trasladarme, mi hijo me subió a la moto y me fui así al HECA”. Allí lo atendieron y un médico retuvo el plomo de nueve milímetros.
El diputado Toniolli destacó la importancia de que la provincia tenga un protocolo para actuar en casos como el del sábado pasado. “Santa Fe no se ha sumado a un convenio que ya han firmado 19 provincias –detalló–, que es para la contención del conflicto social, la no represión violenta y mucho menos la utilización de este tipo de armamento. Una cosa son las balas de goma y otra el plomo.”
14 de mayo de 2013
©página 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s