Home

[Autor de novelas policiales.]

[Bruce Weber] Murió el domingo en Londres el prolífico escritor británico de novelas policiales H. R. F. Keating, que creó al personaje Ganesh Ghote, un humilde inspector de policía indio en Bombay. Tenía 84 años.
La causa de su muerte fue un infarto, informó en un email su esposa Sheila Mitchell.
La vida literaria de Keating estaba saturada de crimen. Escribió más de cuarenta libros de ficción policial, reseñó literatura policial para el Times de Londres y escribió libros documentales sobre el crimen, incluyendo un estudio de carácter de Sherlock Holmes, una guía para escribir historias policiales y una lista, acompañada por ensayos, de lo que consideraba las cien mejores novelas policiales.
Más de veinte de sus novelas (así como numerosos cuentos cortos) incluyen al Inspector Ghote, un hombre de peculiar encanto en el mundo de los detectives de novela. Tímido e introspectivo y dispuesto más benignamente hacia la humanidad que sus colegas Sam Spade o Philip Marlowe, Ghote no es especialmente rudo ni especialmente perceptivo de los vericuetos de la mente criminal. Sin embargo, está poseído por una inquebrantable integridad, y es uno de esos personajes fastidiosos que simplemente es imposible sacarse de encima.
Las novelas del Inspector Ghote fueron elogiadas frecuentemente por sus precisos retratos de la vida en Bombay, conocida ahora como Mumbai, aunque Keating escribió varias de ellas antes de haber incluso visitado India. Fueron narradas con un cálido sentido del humor.
En las primeras páginas de la primera novel de Ghote, ‘The Perfect Murder’ (1964), en la que el Inspector Ghote investiga el asesinato del imprescindible secretario de un adinerado magnate de los negocios, se revela casualmente que el nombre de la víctima era Perfect. El magnate es “una maciza y rolliza montaña de hombre” y “un hombre con gran influencia en los círculos más exclusivos”.
“El inspector tragó saliva nerviosamente”, escribió Keating sobre el primer encuentro de Ghote con el magnate. “Él pensaba que no debía permitir que esa persona le pasara por encima, de otro modo la posibilidad de que pudiera iniciar alguna vez el procedimiento correcto sería reducida”.
Keating, que llevaba una barba larga y suelta, era conocido por su estilo amable y dulce.
“Era famoso en Inglaterra por ser la persona más amable y dulce en la comunidad de la literatura de misterio”, dijo Otto Penzler, fundador de The Mysterious Bookshop en Manhattan y viejo amigo de Keating. “Se comportaba casi como un monje budista”.
Keating era un escritor de novelas policiales chapado a la antigua, dijo Penzler, en el sentido de que iba dejando pistas en sus libros para que los lectores trataran de desentrañar el misterio junto con el detective. “Era la novela de detectives clásica, hecha popular durante la edad de oro del género, en el periodo de entre guerras”, dijo Penzler. “No era señaladamente violento, estaba clasificado como Guía Parental, respetaba las reglas del juego, que hoy en día no hace nadie, porque es muy difícil. Ahora muchos escritores descansan en el estilo, intuición y buenas suerte de los detectives, antes que en pistas bien plantadas que el detective puede observar para hacer deducciones”.

Henry Reymond Fitzwalter Keating, conocido entre sus amigos como Harry, nació en St. Leonards-on-Sea, Sussex, Inglaterra, el 31 de octubre de 1926. Su padre era director de una escuela, y el folklore material dice que bautizó a su hijo con ese nombre tan formidable prefigurándose que sería escritor, pensando que las iniciales se verían impresionantes en el lomo de los libros.
Sirvió en el ejército antes de estudiar en el Trinity College de Dublín. Trabajó como periodista de tiempo completo para el Daily Telegraph y el Times de Londres antes de empezar a escribir novelas policiales para ganarse la vida. Escribió varias novelas antes de ‘The Perfect Murder’, ninguna fue publicada en Estados Unidos y no pensó en escribir una serie sino cuando ‘A Perfect Murder’ fue galardonada con el premio Gold Dagger, el premio británico para la mejor novela policial de 1964. Publicada en Estados Unidos por Dutton, fue nominada al Premio Edgar Allan Poe a la mejor novela de misterio de 1966. El Inspector Ghote llamaba la atención.
Hacia el 2000, Keating había guiado al Inspector Ghote a través de más de veinte extensas investigaciones y había suspendido temporalmente la serie y empezado otra con Harriet Martens, un astuto detective de la policía inglesa. La primera de siete novelas con Martens, ‘The Hard Detective’ -titulada así por la caparazón de dureza que el protagonista debe llevar para hacer negocios en el mundo predominantemente masculino de la lucha contra el crimen en Inglaterra-, fue publicada en 2000. Keating volvió hace poco al Inspector Ghote, publicando dos libros, ‘Inspector Ghote’s First Case’ (2008) y ‘A Small Case for Inspector Ghote?’ (2009).
Además de Mitchell, la actriz con la que se casó en 1953, a Keating le sobreviven un hermano, Noel; cuatro hijos: Simon, Piers, Hugo y Bryony; y nueve nietos.
En 1966 recibió una Diamond Dagger, el reconocimiento por la trayectoria de toda una vida de la Asociación Británica de Escritores de Novelas Policiales
18 de abril de 2011
31 de marzo de 2011
©new york times

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s