Home

[Su personaje Voluptua fue considerada demasiado sensual para la televisión. Pall fue elegida para presentar un programa de cine centrado en el amor en el canal KABC-TV en 1954. Pero sus tórridas poses y sus coqueteos provocaron quejas que llevaron al canal a suspender el programa.]

[Marisa Gerber] Una noche de diciembre de 1954, Los Angeles conoció a una mujer que pronto sería considerada demasiada ardiente para la televisión.
Después del éxito de Vampira, la glamorosa vampira de la serie nocturna de televisión de los años cincuenta, los ejecutivos de KABC-TV contrataron a Gloria Pall, corista y modelo, como Voluptua, la sensual presentadora de un nuevo programa de cine centrado en temáticas amorosas.
Los fans apodaron “Eyeful Tower” y “Miss Cleavage” [Miss Escote] a la escultural Pall, por su curvilínea figura y sus profundos escotes. Sus tórridas poses frente a las cámaras y coquetos comentarios le ganaron pronto otro apodo: “Corruptua”.
Apenas siete semanas después de que saliera al aire por primera vez, en medio de crecientes presiones de organizaciones religiosas y la PTA y mediocres patrocinios comerciales, el canal suspendió abruptamente el programa.
Pall, que empezaría a trabajar como agente inmobiliario en Los Angeles, murió el 30 de diciembre debido a una insuficiencia cardiaca en un hospital de Burbank, informó su hijo Jefferson Kane. Tenía 85 años.
R.H. Greene, escritor y documentalista de Los Angeles que montó en 2011 un programa radial sobre Voluptua para la emisora KPCC-FM (89.3), definió a Pall como una pionera de la televisión.
“Era bastante abierta en cuanto a su sexualidad, y eso era algo increíblemente peligroso en su época”, dijo Greene en una entrevista el viernes. “No tenemos muchas historias de esa época que ilustren eso, excepto la de Gloria”.
Los miércoles noche, mientras se oía el tema musical romántico del programa, Pall recorría provocativamente las pantallas de televisión de Southland, ataviada con un camisón y arrastrando un abrigo de piel.
Antes de presentar la película romántica de la semana, saludaba a los espectadores con un susurrante arrullo: “Bienvenido a mi tocador, quiero que sientas que este es tu escondite especial. Relájate, quítate los zapatos, suéltate la corbata”.
Acariciaba luego una alfombra de piel de oso, se cambiaba de ropa frente a las cámaras que mostraban su silueta detrás de una pantalla translúcida y respondía un teléfono que no sonaba. En lugar de eso, suspiraba su nombre: “Voluptua… Voluptua”.
Cuando se despedía, vestida entonces sólo con la camisa de un pijama de hombre, le decía adiós a la cámara, con un beso.
“Encendías la televisión y la gente se volvía loca”, dijo Greene. “Estaban simultáneamente excitados y pasmados. Gloria era demasiado ardiente”.
En un comentario en su página web, Pall describió el excesivo personaje que había creado como “simplemente sugerente: ni cursi ni porno”.
El osado tema del programa y las protestas que provocó llamaron la atención de los medios. En 1955, Pall apareció en fotografías a color en Playboy y Life.
Nacida como Gloria Pallatz el 15 de julio de 1927, en Brooklyn, Nueva York, Pall creció en una familia pobre, contó su hijo. En su adolescencia trabajó como mecánico aeronáutico y como archivista de la United Service Organization. Contó más tarde que estaba trabajando en la oficina de esa organización en el piso 56 del Empire State Building el 28 de julio de 1945 cuando un bombardero B-25 del ejército se estrelló contra el edificio.
“Me lanzó al suelo y terminé chocando contra la pared”, contó Pall a la Radio Nacional Pública en 2008. “No sabíamos si había sido una bomba o qué. Fue terrible”.
En 1947 ganó el concurso de belleza Miss Flatbush en su ciudad natal y luego trabajó como modelo.
Después de trabajar como corista en Reno y Las Vegas, se mudó a Hollywood, donde consiguió roles pequeños, pero memorables.
En una representativa imagen de la película de 1957, ‘El rock de la cárcel’ [Jailhouse Rock], las piernas de Pall enmarcan la cara de Elvis Presley en un espectáculo de cabaret; se aferra al brazo de Kirk Douglas en una escena de ’20.000 leguas de viaje submarino’ [20,000 Leagues Under the Sea], de 1954; y en ‘El kimono rojo’ [Crimson Kimono], un clásico del cine negro de 1959, Pall fue una estriptisera llamada Sugar Touch, que aparece en la escena inicial.
Tras entrar en la treintena, sus papeles en el cine se hicieron más escasos y Pall empezó a estudiar para obtener una licencia como agente inmobiliario.
“Decidí que debía hacer algo con mi vida, aparte de ir a fiestas y trabajar ocasionalmente como modelo”, contó al Times en 1962, agregando: “Finalmente conseguí que mi nombre apareciera en la Franja de las Luces”.
En realidad, el letrero frente a su oficina inmobiliaria de tono lila en Sunset dice simplemente: “Llama a Pall”.
En 1965 se casó con Allen Kane, que era dueño de una concesionaria Ford en Hollywood Norte. La pareja, que más tarde se divorció, se mudó con su pequeño hijo a Florida y Atlanta antes de volver a California a fines de los años setenta.
Pall, que conducía un Ford Thunderbird de 1957 de color lila y se vestía principalmente en matices de morado, más tarde escribió y publicó por cuenta propia varios libros sobre su vida.
“Sabía mucho sobre los años cincuenta”, contó su hijo. “Esos fueron sus años de gloria”.
Interrogada hacia el fin de su vida sobre lo que le gustaría decir a los que provocaron la suspensión de su programa Voluptua, Pall se rió y pronunció tres palabras: “No me jodas”.
10 de enero de 2013
5 de enero de 2013
©los angeles times
cc traducción @lisperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s