Home

[París, Francia] [Fundador de una legendaria librería en París. En el curso de su vida, George Whitman llegó a dar refugio a cincuenta mil jóvenes escritores en su Shakespeare & Co., en la Orilla Izquierda. También fue un imán para escritores como Allen Ginsberg, Anaïs Nin y Lawrence Durrell.]

[Devorah Lauter] Murió el miércoles George Whitman, el legendario fundador de Shakespeare & Co., una librería e institución literaria en París. Tenía 98 años.
La librería de la Orilla Izquierda cerró sus puertas el miércoles, y una nota en la puerta decía que Whitman había sufrido un derrame hace unos meses. “Murió sin sufrir en su casa en el departamento arriba de su librería”, decía la nota.
El miércoles noche la gente paraba para escribir y dejar notas de despedida, flores y velas en el suelo y cubriendo el ventanal de la tienda, administrada ahora por su hija Sylvia. Muchos dijeron que para ellos el lugar había sido siempre no solamente una librería sino que una segunda casa. Literalmente.
En el curso de su vida, Whitman dio refugio a cincuenta mil jóvenes escritores inéditos, sin pedir nada a cambio, a veces ahí mismo en la librería en caso de que necesitaran dormir bajo techo y querían ahorrarse unos francos, o simplemente si tenían ideas sobre libros y apreciaban la vida bohemia. Todo lo que tenían que hacer era trabajar algunas horas en la tienda, escribir una biografía de una página y dejar una fotografía de sí mismos (una idea que nació del intento de Whitman de apaciguar a las autoridades francesas que querían saber más sobre el ´hotel clandestino´ que gestionaba Whitman a orillas del Sena.)
La tienda ha guardado todas esas cartas de huéspedes pasados, apodados “Bolas de Paja” [Tumbleweeds] por Whitman, y cada una de ellas es un testamento de cómo les cambió la vida.
Pia Copper dijo que Whitman la contrató sin pensarlo en 1994, y se quedó diez años.
“Él pensaba que había tantos jóvenes perdidos, ingiriendo drogas, totalmente desesperanzados, y se quedaban a vivir aquí. Y no tenía ninguna lógica, excepto que decía que había que poner un techo sobre sus cabezas y quizás así se les pegara un poco de los libros“, dijo Copper.
Aunque finalmente fue todo un éxito económicamente, atrayendo a amantes de los libros de todo el mundo y escritores como Anaïs Nin, Lawrence Durrell, Allen Ginsberg y Lawrence Ferlinghetti, la broma habitual era que el lugar rara vez hacía lo que se suponía que hacen las librerías: vender libros.
Y eso era exactamente lo que Whitman quería. Acostumbraba a definir su librería Shakespeare & Co., “una utopía socialista disfrazada de librería”, y en una entrevista reciente con Los Angeles Times, dijo: “Nunca tuve dinero, y nunca lo necesité. He sido un vago toda la vida”.
Pero Whitman llevaba el cabello desgreñado y era mal amanerado, rey entre quienes le conocían. El país que gobernada, con su constante flujo de huéspedes y poetas de todo el mundo, podría haber salido perfectamente bien de los libros que adoraba y leía vorazmente. (Uno por noche.)
Inspirado por la famosa librería y editorial parisina de Sylvia Beach, que cerró durante la Segunda Guerra Mundial, Whitman remodeló el departamento de dos plantas del siglo diecisiete como un laberinto de tambaleantes estanterías, tenuemente iluminadas, escaleras de caracol, una biblioteca, pilas de ajadas revistas Life, y cómodos bancos que en la noche se convertían en camas para los Bolas de Paja. Se servían almuerzos gratuitos de té y panqueque todos los fines de semana a cualquiera suficientemente valiente o hambriento. Después del almuerzo, las sobras, la masa misteriosamente gruesa de los panqueques era usada como cola para reparar las deshilachadas alfombras.
Whiman no se preocupaba demasiado de supervisar a los jóvenes alojados que pasaban por la librería, pero era famoso porque perdía los estribos si un libro quedaba mal puesto o en la estantería equivocada.
“Es la persona más sincera del mundo”, dijo Sylvia Whitman, 30, en una entrevista este año con The Times. “Dice lo que piensa, y no le importa lo que piensen de él. Es muy reconfortante”.
Una vez arrojó por la ventana del segundo piso un libro a un cliente abajo porque pensó que su lectura le podía interesar. Y acostumbraba a prender fuego a los cabellos de sus alojados para evitarles el coste de un corte de pelo. Después de todo, había estado usando la misma técnica para cortarse el pelo él mismo durante años.

Whitman nació en 1913 en East Orange, Nueva Jersey, y su universo en Shakespeare & Co., se inspiraba en gran parte en sus experiencias recorriendo América del Sur cuando era adolescente, donde la gente pobre lo refugiaba cuando se le acababa la comida o el dinero. Era famosa su frase de que no le podía negar un techo a nadie, porque “podían ser ángeles disfrazados”.
Sylvia Whitman vivió con él y cuidó de su padre (de ella) durante sus últimos años mientras administraba la librería, a la que empujó delicadamente hacia el siglo actual. (Agregó una caja registradora y un teléfono, pese a las duras críticas de los parroquianos.)
Y más que eso, ella y su personal también han incorporado al repertorio de la librería históricos conciertos, recitales de poesía, premios literarios y otros eventos culturales, agregando su propio estilo, pero manteniendo el lugar tan activo como cuando su padre organizaba recitales de poetas de la generación beatnik. Los Bolas de Paja siguen siendo bienvenidos.
“No queremos pensar que esto es el fin de una era”, dijo Christopher Copper-Ind, el marido de Pia Copper. “Por supuesto continuará con Sylvia”.
[Whitman fue sepultado en el cementerio del Père Lachaise en París.]
22 de diciembre de 2011
15 de diciembre de 2011
©los angeles times
 cc traducción c. lísperguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s